La guerra contra los chicos

The War Against Boys

Página 1

Autor: Christina Hoff Sommers

Palabra. Madrid (2006). 333 págs. 17,50 €. Traducción: Lourdes Houanqui.
En los últimos años, miles de chicos americanos sospechosos de padecer trastorno por déficit de atención han visitado al médico o al psicólogo, en muchos casos por iniciativa de los profesores. La mayoría de las veces se demuestra que no es problema del niño sino de que los profesores han renunciado a aceptar las diferencias naturales entre chicos y chicas (cfr. Aceprensa 32/05). Al principio se decía que la escuela discriminaba a las chicas, luego ser vio que eran los chicos los que sufrían las consecuencias de ese no querer ver las diferencias. Todo en poco más de 10 años.

Aparece ahora traducido al español The War Against Boys, cuya autora, Christina Hoff Sommers, fue de las primeras en advertir que el problema de las chicas discriminadas había evolucionado -a mediados de los 90- hacia el mito de que los chicos, su propia masculinidad era el problema. De ahí a la consulta era cuestión de cronometrar.

Sommers, filósofa y miembro del American Enterprise Institute for Public Policy Research y de la Foundation for Individual Rights in Education, cuenta cómo se han considerando indeseables en las escuelas estadounidenses características tan propias de los chicos como la energía y la competitividad. Se impusieron modos de enseñar, pensados para chicas, pero que aburrían profundamente a los chicos. Eso tiene "premio" en su atención y rendimiento académico.

Pero la mayor parte del libro está dedicada a las condiciones en que están los chicos en la escuela estadounidense. Según la autora, los padres no sospechan la hostilidad que hay en los colegios hacia los chicos, ya que muchas profesoras están más interesadas en combatir el sexismo y persuadir a los chicos para que se comporten como chicas que en enseñarles a desarrollar sus cualidades (ver Aceprensa 60/04).

El libro está salpicado de soluciones y propuestas pero con la misma música de fondo: chicos y chicas necesitan métodos educativos diferentes.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.