La fuerza del viento

Wind

Página 1

Director: Carroll Ballard

Director: Carroll Ballard. Intérpretes: Matthew Modine, Jennifer Grey, Cliff Roberston.

En 1983, Estados Unidos perdió por primera vez en 140 años la prestigiosa Copa de América de vela. El patrón del barco derrotado narró su experiencia en un libro, en el que se han basado los guionistas de esta película.

El argumento se centra en Will Parker (Matthew Modine), el supuesto segundo de a bordo de la embarcación derrotada. Además de perder la competición, Will perdió también el amor de Kate Bass (Jennifer Grey), una brillante ingeniera naval. Cuatro años después, Will tendrá la oportunidad de resarcirse de ambas pérdidas, cuando convenza a Kate y a su nuevo compañero sentimental, el ingeniero aeronáutico Jack Neville (Jack Thompson), para que diseñen la embarcación con la que competirá en la nueva edición de la regata.

En sus anteriores películas de ficción -El corcel negro y Los lobos no lloran-, el documentalista Carroll Ballard mostró una exquisita sensibilidad estética, pero también indudables limitaciones como narrador. Ahora repite virtudes y defectos. La fuerza del viento tiene una bellísima factura visual, e incluso mantiene un buen ritmo en las secuencias deportivas. Pero resulta bastante tediosa cuando se centra en la trama dramática, a pesar del buen hacer de casi todos los intérpretes. En estos pasajes, la película se mantiene únicamente por la banda sonora de Basil Poledouris, llena de sugestivas resonancias épicas, y por la espléndida fotografía de John Toll.

Por otro lado, al film le falta hondura al afrontar el tema -muy americano y muy querido por Francis Ford Coppola, productor de la película- de las heridas que produce la derrota y de la oportunidad de curarlas. Ballard se queda en un vitalismo naturalista, bastante superficial respecto a las relaciones humanas, y que además legitima varias concesiones sensuales.

Hay también algunas referencias feministas, un homenaje indigenista más bien folclórico y un pomposo eco-misticismo, que aporta la gran frase de la película: "Encuentra tu propio viento". Quedan para el recuerdo las espectaculares secuencias náuticas, que dan pie a un cierto elogio de la caballerosidad frente al afán de ganar a cualquier precio.

Jerónimo José Martín

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.