La difteria y la tuberculosis atacan de nuevo

Resurgen viejas enfermedades bacterianas ahora combinadas con infecciones más recientes

Página 1

La difteri y, la tuberculosis son enfermedades bacterianas controladas desde hace décadas que, en estos años, están reapareciendo con nueva fuerza, a veces combinadas con infecciones recientemente conocidas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado la esperada señal de alarma, en petición de fondos para atajarlas.

En Rusia y Ucrania estalló en 1990 una epidemia de difteria que se propagó rápidamente a las otras trece repúblicas. Según el doctor Jo Asvall, director regional de la OMS para Europa, esta epidemia es ahora "la amenaza sanitaria más grande para Europa desde la II Guerra Mundial". En 1994 se registraron un total de 47.802 casos de difteria, y 1.742 muertes por esa infección. Las cifras de los tres primeros meses de 1995 indican que la situación puede empeorar. La OMS calcula que a fin de año llegará a haber en total entre 150.000 y 200.000 nuevos casos en esa vasta región.

La enfermedad se debe al bacilo Klebs-Löffler, que provoca inflamaciones mortales en el corazón y en los pulmones. La propagación -posible por el aire- se ha visto facilitada por los movimientos de población y por la penuria sanitaria, especialmente de vacunas, en los nuevos Estados independientes. UNICEF, la OMS, la Cruz Roja y la Media Luna Roja han comenzado una campaña con el fin de conseguir 32 millones de dólares para combatir la epidemia. La prevención primaria consistirá en la vacunación masiva de la población de las repúblicas afectadas.

Más allá de las fronteras de Rusia, han aparecido casos contados de difteria en Alemania, Finlandia, Polonia, Noruega y Bulgaria. Pero la OMS teme que, a lo largo de este año y el próximo, la epidemia pueda convertirse en pandemia.

Otra enfermedad, la tuberculosis, está afectando a mucha más gente que la difteria, si bien se conocen sus remedios desde hace más de cincuenta años. Se calcula que un tercio de la población mundial lleva el bacilo de Koch, causante de la enfermedad, aunque la mayor parte nunca llega a desarrollarla. Sin embargo, cada año hay 8 millones más de nuevos enfermos de tuberculosis, el 95% de los cuales viven en el Tercer Mundo.

En los países occidentales esta enfermedad daña especialmente a los infectados por el virus del SIDA. Se estima que hasta el año 2000 un tercio de las muertes de seropositivos serán provocadas directamente por la tuberculosis.

El doctor Paul Nunn, jefe de investigación del programa mundial de lucha contra la tuberculosis de la OMS, explica que "por la negligencia del pasado, el problema de la tuberculosis se ha agravado y ya no está controlado". Según este especialista, la tuberculosis, reforzada por la epidemia del VIH, es ahora una amenaza todavía más grave que antes, y exige investigar más las complicaciones conjuntas de estas dos infecciones. En la Unión Europea, España es el país con más enfermos de tuberculosis, en cifras absolutas. Entre 1990 y 1994 los casos de tuberculosis aumentaron en un 25%, según la OMS, a un ritmo de 20.000 nuevos enfermos por año.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.