Juan Pablo II: el analfabetismo, forma oculta de la pobreza

El Papa centra su mensaje de Cuaresma en un mal que afecta a 960 millones de personas

Página 1

El analfabetismo, uno de los aspectos más graves y ocultos de la pobreza, es el tema central del mensaje que Juan Pablo II ha escrito con ocasión de la Cuaresma, que comienza el próximo 1 de marzo. Según datos de la UNESCO, unos 960 millones de adultos en todo el mundo no saben leer ni escribir (casi uno de cada cinco), de los que más del 60% son mujeres.

"Numerosos testimonios provenientes de los diversos continentes, así como lo que yo he podido comprobar durante mis viajes apostólicos -escribe el Papa-, confirman mi convicción de que allí donde existe el analfabetismo reinan, más que en otras partes del mundo, el hambre, las enfermedades, la mortalidad infantil y también la humillación, la explotación y los sufrimientos de todo tipo".

El Papa, que define el analfabetismo como "mal oscuro" y "terrible plaga", hace suyas unas palabras de Pablo VI ("el hambre de instrucción no es menos deprimente que el hambre de alimentos") y subraya que "un hombre que no sabe leer ni escribir encuentra grandes dificultades para participar en los modernos métodos de trabajo; está, en cierto modo, condenado a la ignorancia de sus derechos y deberes; es verdaderamente un pobre".

Por el contrario, cuando "las personas, las familias y las comunidades tienen acceso a la instrucción, a la educación y a los diversos niveles de formación, pueden progresar mejor en todos los aspectos", pues "la verdadera educación es a la vez espiritual, intelectual y moral". Incluso en aspectos como la preocupación por el crecimiento de la población, "la educación y el desarrollo son respuestas mucho más eficaces a las tendencias demográficas que la coacción y las formas artificiales de control". En este campo, además, el acceso a la instrucción ayuda a que las familias no sufran "pasivamente unos programas impuestos en detrimento de su libertad y del control responsable de su fecundidad".

También la evangelización "se verá favorecida por el progreso de la alfabetización, en la medida en que se ayude a cada uno de nuestros hermanos y hermanas a comprender el mensaje cristiano y a prolongar la escucha de la Palabra de Dios por medio de la lectura".


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.