Incierta gloria

Incerta glòria

Página 1

Director: Agustì Villaronga

Guion: Agustí Villaronga, Coral Cruz (novela: Joan Sales).
Intérpretes: Terele Pávez, Oriol Pla, Juan Diego, Marcel Borràs, Bruno Bergonzini, Luisa Gavasa, Fernando Esteso, Núria Prims, Bruna Cusí, Mario Alberto Díez, David Bagés, Jorge Usón, Rubén Jiménez Sanz.
115 min.
Adultos.
(VX)

El cineasta catalán Agustí Villaronga ha rodado su mejor película. Parte de la “culpa” es el maravilloso texto del que parte. La novela homónima de Joan Sales es una de las grandes novelas sobre la guerra civil española. Una voluminosa obra que Villaronga ha adaptado libremente. Y esto es importante advertirlo al espectador que vaya a la película atraído por el texto. El director, con la ayuda de Coral Cruz, ha seleccionado solo algunos episodios de la novela, ha prescindido de tramas fundamentales –perdiendo interesantísimas reflexiones que aparecían en la novela– y ha suprimido personajes centrales y convertido en protagonistas a algunos secundarios.

Pero, a pesar de todo, Villaronga sí ha conseguido mantener uno de los grandes valores de la novela de Sales: la fuerza de sus personajes y de las relaciones que establecen entre ellos. La película cuenta el dramático triángulo de atracción y deseo que se establece en plena guerra civil española entre dos amigos que luchan en el bando republicano y una enigmática viuda. La historia es muy “villaronga”: oscura, triste, desesperanzada y tremendamente extrema; especialmente en un final que deja roto al espectador. Pero, en medio de esa negrura, hay personajes de carne y hueso, con pasiones humanas, con dilemas morales, con creencias sólidas. A pesar de la sordidez de algunos comportamientos, hay rasgos de amistad, de lealtad y de heroísmo. Y toda esta amalgama está bien contada a través de unos diálogos algo literarios pero muy potentes.

Es decir, sin dejar de ser una película tremendamente trágica, hay algo en la historia que hace que la película respire. Además, Incierta gloria puede presumir de unas magníficas interpretaciones (todo el reparto está impecable) y un cuidado exquisito por los aspectos formales de la película. En este sentido destaca, además del notable sentido estético de Vilaronga, la magnífica fotografía de Josep M. Civit.

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta

 


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.