Ignacio de Loyola

Página 1

Directores: Cathy Azanza, Paolo Dy

Guionistas: Paolo Dy, Cathy Azanza.
Intérpretes: Andreas Muñoz, Javier Godino, Julio Perillán, Gonzalo Trujillo, Isabel García Lorca, Lucas Fuica, Mario de la Rosa.
118 min.
Jóvenes.

Nos llega de Filipinas –pero con reparto mayoritariamente español– una producción de la conocida como JesCom (Jesuit Communications Foundation), que es una suerte de división audiovisual de la provincia filipina de la Compañía de Jesús. Se trata de un biopic sobre san Ignacio de Loyola, que recorre desde su etapa de noble militar, más o menos en torno a 1520, cuando tuvo lugar una batalla entre castellanos y franconavarros por conquistar Pamplona, hasta su marcha a París a estudiar teología en 1528. Es decir, la película se centra en su proceso de conversión y en sus primeras andanzas anunciando el Evangelio.

Este curioso largometraje, cuyos exteriores están rodados en España, nos recuerda en su comienzo a las clásicas cintas de aventuras y espadachines, con ritmo y buenas escenas bélicas, para convertirse paulatinamente en un intenso drama en el que incluso se nos sirven momentos místicos. La película se mantiene lejos del antiguo modelo de hagiografías dulzonas, y está rodada con cierto naturalismo, subrayando especialmente los aspectos más humanos del santo, interpretado con solvencia por el madrileño Andreas Muñoz, más conocido por su trabajo en series de televisión que por su carrera cinematográfica.

El film subraya también la radicalidad de vida del santo, que en muchos momentos recuerda a Francisco de Asís, así como la incomprensión de cierto aparato eclesiástico, poco amigo de las novedades y fantasías, como consideraban a los ejercicios espirituales. Todos estos avatares los cuenta con equilibrio el hasta ahora cortometrajista y guionista Paolo Dy, sin forzados maniqueísmos, ni tentaciones ideológicas. Y envuelto en una producción cuidada y realista, como se pone de manifiesto en las secuencias bélicas. Más complicadas son las escenas que recrean sus experiencias místicas, siempre difíciles de plasmar; aun así, están correctamente resueltas, y recurren a la fórmula del personaje desdoblado que ya vimos este año en Últimos días en el desierto, sobre las tentaciones de Cristo. 


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.