Gran Bretaña: vendedores de prensa podrán rechazar la pornografía

La Universidad de Oxford cancela el acceso a contenidos eróticos presentes en Internet

Página 1

A fuerza de quejarse, un grupo de vendedores de prensa británicos ha conseguido que la importante distribuidora W H Smith News cambie el sistema para seleccionar el reparto de revistas pornográficas. A partir de ahora la distribuidora respetará la opción de los vendedores a no recibir estas revistas en sus kioscos.

Según el procedimiento actual, si los kiosqueros no quieren recibir pornografía les basta con devolver las revistas al almacén local, que debe reorganizar sus pedidos para las siguientes distribuciones. Pero los errores de distribución no cesan, y W H Smith estaba recibiendo muchas quejas de los vendedores de prensa.

Ante tanta crítica, la distribuidora ha resuelto enviar una carta a todos los vendedores independientes de prensa en kioscos y otras tiendas que reciben su suministro para que especifiquen si desean o no recibir revistas pornográficas. Esta semana la compañía ha introducido una clave en su sistema de reparto que asegurará que no se distribuyan estas revistas a los clientes que no las quieren. "El nuevo sistema -señala un portavoz de W H Smith- eliminará el margen de duda por ambas partes y clarificará la cuestión de una vez por todas". No obstante, en su carta la distribuidora defiende a las revistas pornográficas, y anima a los vendedores a aceptar estos productos, señalando que las ventas han aumentado y son buen negocio.

Según The Daily Telegraph (11-IV-96), vendedores de prensa, asociados en un grupo llamado Porn Free Newsagents, están moviéndose ahora para que la ley prohíba la venta de estas revistas a menores de 18 años y para que sean distribuidas con cubiertas de plástico selladas.

Por otra parte, la Universidad de Oxford quiere limpiar de pornografía sus ordenadores, y ha ordenado a Ukerna -compañía que enlaza a las universidades británicas con Internet- que bloquee la entrada a multimedia erotica, según informa la revista Oxford Today.

El portavoz de la universidad explica que "este material es irrelevante para el trabajo académico". Antes que Oxford, la Universidad de Leeds ya canceló el acceso a diversos news groups en que se difundían contendidos triviales o pornográficos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.