"Golias": Investigaciones profundas y mentiras

Página 1

Henri Tincq, comentarista religioso de Le Monde, escribe dos artículos -el 12 y el 17 de marzo- en los que hace referencia a la revista satírica Golias, reiteradamente mordaz contra la labor de la Iglesia en Francia, a pesar de llamarse católica. Es interesante contrastar lo que dice sobre la revista.

En el artículo del día 17, Henri Tincq da noticia de que el Consejo permanente del episcopado ha publicado un comunicado en el que descalifica la revista con estas palabras: "El espíritu y los procedimientos que emplea este órgano de prensa, especialmente sus frecuentes ataques contra las actividades y los responsables de la Iglesia, llevan a preguntarse en qué sentido esta revista puede pretender el título de católica". Tincq explica que esa revista mensual, fundada hace una decena de años, tira 10.000 ejemplares y está sostenida por algunos católicos "de izquierda" y sacerdotes de la región de Lyon. "Ejerce una especie de magisterio crítico en el seno de la Iglesia de Francia, se ufana de la etiqueta de 'católica' y deja planear una atmósfera de ambigüedad que los obispos tratan ahora de disipar". El periodista no se resiste a terminar el artículo sin un elogio de la publicación: "Golias ha tenido sin duda el mérito de introducir el periodismo de investigación en ámbitos religiosos que huyen de él como del demonio. Le debemos investigaciones profundas sobre la extrema derecha en la Iglesia, sobre los casos Gaillot y Drewermann, sobre el Opus Dei y otros secretos bien guardados de la institución".

Sin embargo, el rigor de las investigaciones de Golias parece que deja mucho que desear. Basta leer al mismo Tincq, cinco días antes. Esa vez escribe una necrológica del sacerdote ruandés André Sibomana, que acababa de morir en su país, después de sufrir una campaña de desprestigio: "La ironía del destino ha querido que [la campaña] fuese animada por católicos, los del grupo contestatario Golias, engañados por su deseo de fastidiar a la Iglesia a través de African Rights, escindida de la organización humanitaria Human Rights Watch. Jamás Golias fue capaz de probar sus odiosas acusaciones contra el padre Sibomana de participar en el genocidio. Su investigación resultó ser una trama de mentiras".


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.