Freno a la expansión del juego en USA

Gobiernos estatales, asociaciones y sectores de la prensa reaccionan contra el negocio

Página 1

En una docena de años, la fortuna manejada en los juegos de apuestas en Estados Unidos casi se había cuadruplicado. El año pasado alcanzó 400.000 millones de dólares. Los gobiernos estatales venían legalizando diversas modalidades del juego con el fin de recaudar impuestos. Pero la expansión se ha detenido; en 1994 la industria lúdica no ha logrado establecerse en ningún nuevo Estado. La prensa y algunos Estados han cambiado de política y ahora coinciden con los objetivos de las asociaciones anti-juego.

Hasta hace dos años, los beneficios de la industria del juego habían venido realimentando el negocio, que se expandía sin trabas. Solamente en los últimos seis años, los casinos regidos por tribus indias en las reservas se han propagado por 19 Estados, y por los ríos de otros seis Estados han vuelto a navegar los casinos flotantes.

Pero el año pasado empezaron a soplar otros vientos. Así, aunque las loterías se estaban implantando en los Estados desde hace tres décadas, el año pasado su legalización fue rechazada por referéndum en varios Estados, como Minnesota, Colorado o Wyoming.

Para los casinos, después de siete años de buen negocio, los analistas también auguran vacas flacas. Por ejemplo, en Florida, donde nativos y turistas juegan a la lotería y apuestan en las regatas y carreras de caballos, los votantes se han opuesto el apoyo de una campaña gubernamental- a la apertura de 47 casinos. En la negativa ha pesado bastante un informe oficial que vincula el juego al aumento de la delincuencia, del alcoholismo y la violencia doméstica, fenómenos que, incluso desde el punto de vista económico, costarían mucho más que la recaudación estatal prevista a través de esos casinos.

Por otra parte, la prensa escrita, que -junto a la televisión- tradicionalmente da gran cobertura a los afortunados de loterías y juegos, también ha cambiado de postura. Publicaciones como The Economist, USA Today o Sports Illustrated han puesto en duda últimamente que la proliferación del juego beneficie a la sociedad, ni tan siquiera que aporte a los Estados beneficios económicos a largo plazo.

En la prensa se pone en boca de expertos el temor a que la expansión del juego sirva para multiplicar los casos de ludopatía. Pero tampoco falta la opinión a favor de los juegos de apuestas con base en otros análisis que contradicen las temidas consecuencias negativas.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.