Francia: la atención al alumno, clave de la calidad

Algunas universidades combaten la masificación con la informática

Página 1

La mayoría de los estudiantes franceses necesitan aprobar alguna de las seis diplomaturas (el "Deug", diploma de estudios universitarios generales) para poder continuar la carrera universitaria. En pleno debate sobre la reforma de la universidad, la revista L'Express (23-V-96) ha resumido algunos puntos comunes de las facultades que tienen las tasas más altas de estudiantes que terminan la diplomatura sin retraso, es decir, en dos años.

Las más eficaces coinciden en dispensar bastante ayuda a sus alumnos, mediante la orientación en la elección de la carrera, las tutorías personales o el uso de técnicas informáticas para paliar los efectos de la masificación.

Así, aunque está prohibido seleccionar a los alumnos, es corriente entre las mejor clasificadas emplear los sistemas de orientación para desaconsejar a algunos estudiantes ciertas carreras. También intentan evitar la excesiva especialización el primer año del Deug y celebran una semana de acogida a los nuevos estudiantes, tal como prevé la reforma educativa Jospin-Lang de 1992. En Poitiers, por ejemplo, es el ayuntamiento el que se encarga de acoger a los nuevos alumnos. En Orsay, se celebran sesiones para enseñar los locales a los alumnos nuevos.

Otra receta es el asesoramiento académico que desempeñan alumnos de cursos superiores o doctorandos. Éstos transmiten su experiencia sobre métodos de trabajo, ayudan a los nuevos a manejarse en la biblioteca o a repasar conocimientos básicos. Tras los primeros exámenes parciales de noviembre, en Orsay se procura mantener una primera conversación con cada alumno, para ofrecerle ayuda. Durante algunos años el sistema ha servido, pero desde hace cinco o seis años los resultados de los exámenes empeoran. Para Mary-Claire Méry, responsable de la diplomatura de Economía y Administración económica y social en Orsay, lo que sucede es que está descendiendo el nivel de conocimientos en el bachillerato.

Uno de los mayores problemas de la Universidad actual es la masificación, ya que en los últimos diez años el número de universitarios ha aumentado un 50%. Para ello, algunas facultades, como la Burdeos I, con 4.000 alumnos en la diplomatura de Ciencias, han instalado ordenadores con CD-ROM que permiten a los estudiantes evaluar sus propios conocimientos de física, matemáticas e inglés.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.