Francia: adultos descubren la fe o vuelven a ella

Aumentan los bautismos y confirmaciones de adultos

Página 1

Desde hace un par de décadas, en Francia viene creciendo el número de personas que descubren o redescubren la fe católica, lo que se nota en el aumento de bautismos y confirmaciones de adultos. En la próxima vigilia pascual (7 de abril) serán bautizados 2.708 adultos, lo que supone un incremento de casi el 15% desde 2001. Aún más han subido las confirmaciones de adultos: un 75% en cinco años, hasta 3.808 en 2006. Son datos del Servicio Nacional de Catequesis y Catecumenado reproducidos por el diario "La Croix" (20-03-2007).

El número de catecúmenos ha llegado a 9.453, un 5% más que en 2001. La preparación para el bautismo dura de un año y medio a seis años. Entre los que tardan más no son raros los que interrumpen el catecumenado y luego se reincorporan.

La gran mayoría (71%) de los catecúmenos son mujeres, como en los años anteriores. En la distribución por edades, predominan los de 25 a 40 años (59%), pero últimamente se observa que sube la proporción de mayores de 40: del 16% en 2001 al 21% hoy. En cambio, desciende la de jóvenes de 18-24 años (del 25% al 20% en el mismo periodo).

Casi la mitad (49%) provienen de familias de raíces cristianas. Del resto, los más numerosos (36%) son los que no tienen tradición religiosa alguna. Hay, además, un 5% que proceden del islam, otros tantos de familias mixtas, un 4% vienen de religiones orientales y un 1% son judíos.

No todos son franceses, y entre los inmigrantes es notable en los últimos años la aparición y crecimiento de una categoría nueva: los estudiantes chinos.

El aumento de bautismos en la edad adulta es paralelo al descenso entre los niños, y algo análogo ocurre con las confirmaciones. Según el Anuario de la Iglesia que publica la Conferencia Episcopal francesa, el número de menores de 7 años que son bautizados equivale hoy, más o menos, al 42% de los nacidos en el año; en 2001 representaba el 48%. De los bautismos de mayores de 7 años, los de adultos son la menor parte, y los otros (7-18 años) aumentan más, en torno a un 25% desde 2001, hasta cerca de 25.000 el año pasado. Pero el total de bautizos está en descenso desde hace muchos años; bajó un 13% de 2000 a 2005.

Las confirmaciones, que disminuyeron más bruscamente que los bautismos, en los últimos años registran un descenso menor, incluso con una subida en 2002, y parecen tender a estabilizarse en torno a 50.000 anuales. Más del 90% se administran a la edad normal, antes de los 18 años. Los adultos que son confirmados -aparte de los que reciben el bautismo en esa edad- suelen ser personas bautizadas en la niñez que vuelven a la fe tras un tiempo de abandono.

ACEPRENSA


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.