Falcó

Página 1

Autor: Arturo Pérez-Reverte

Alfaguara.
Barcelona (2016).
296 págs.
19,90 € (papel) / 9,99 € (digital).

Comprar

Ebook

Tras la publicación de Hombres buenos, novela que contenía una sobredosis de moraleja y de ideología, opta Pérez-Reverte (1951) por un thriller de espías convencional, clásico, lineal, ambientado en los primeros meses de la Guerra Civil española.

Su protagonista es Lorenzo Falcó, un destacado miembro del denominado “Grupo Lucero”, aunque otros lo llamen Grupo de Asuntos Sucios, de los servicios secretos del bando franquista. De buena familia, Falcó fue expulsado del ejército. Desde entonces y hasta recabar en el espionaje, se ha dedicado a asuntos turbios en diferentes frentes internacionales: ha hecho negocios con el IRA, con los revolucionarios mexicanos, con los rusos blancos… En una de sus aventuras, conoció al Almirante, que lo fichó para los servicios secretos de la República que al comenzar la Guerra Civil se integraron en el bando franquista.

En Salamanca recibe la orden de liderar un pequeño comando formado por falangistas y auxiliado por los alemanes que en Alicante intentará liberar a José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange, preso en una cárcel. Falcó se infiltra en el bando republicano, contacta con falangistas ocultos en Alicante y se convierte en testigo directo de las maniobras y estrategias del poder para maquillar y manipular los sucesos y las personas. Como sucede en las novelas de espías, la traición puede aparecer en cualquier momento y nada es lo que parece, sobre todo en el contacto de Falcó con algunas de las personas que participan en esta misión.

La Guerra Civil española es el telón de fondo de una novela de aventuras en la que lo más importante no son los hechos, inspirados en la realidad, sino el carácter del protagonista, otro de esos personajes tan habituales en las novelas de Pérez-Reverte.

Aunque milite en el bando franquista, Falcó es un espía sin ideología; solo es, con palabras de su autor, “patriota de sí mismo”. Es una persona desarraigada, sin escrúpulos, dura, engreída, amoral, criminal, torturador, que vive en el filo de la navaja… A la vez es elegante, simpático, encantador; un atrayente y carismático canalla ante el que caen rendidas muchas mujeres. Y aunque parezca que es un simple cínico oportunista y un criminal sin alma, tiene, como los héroes de otras novelas de Pérez-Reverte, sus propias reglas de moralidad que respeta hasta las últimas consecuencias y que son las que garantizan un original desenlace que se salta el maniqueísmo habitual de las novelas de género.

El estilo es cinematográfico, rápido, puntillista, detallista, repleto de acción. Hay pasajes muy violentos (sobre todo, un par de interrogatorios en los dos bandos de la Guerra Civil) y otros en los que Pérez-Reverte introduce (¿exigencias del guion?) varias escenas explícitamente sexuales. Como suele ser habitual en sus novelas, también está bien documentada. El autor ha anunciado, además, que esta novela puede ser la primera de una serie.

Lo malo de Falcó es que si se han leído ya otras obras del autor, todo suena a ya conocido. Las reacciones de los protagonistas son previsibles, porque son siempre las mismas, sobre todo si tienen que enfrentarse a dilemas morales; lo mismo pasa con el estilo y las ambientaciones, trabajadas pero siempre descritas desde una misma perspectiva cínico-realista. Es verdad que estos ingredientes pueden formar parte del “territorio Pérez-Reverte”, sus reconocibles señas de identidad narrativas; pero no lo es menos que si el autor los prodiga en exceso (y lo suele hacer), esos rasgos resultan manoseados y reiterativos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.