Evasión del Campo 14

Escape from Camp 14

Página 1

Autor: Blaine Harden

Kailas.
Madrid (2014).
264 págs.
17,90 €.
Traducción: Alfredo Blanco.

Con cuentagotas están apareciendo testimonios sobre la vida en el interior de Corea del Norte, país hermético donde los haya, que vive sumergido en una férrea e irracional dictadura comunista. En castellano, en los últimos años, se ha publicado Querido líder, de la periodista norteamericana Barbara Demick, quien ha recopilado entrevistas y noticias que explican muy bien la paranoia comunista que se vive en este país. También, la original novela El huérfano, del escritor norteamericano Adam Johnson, con la que consiguió el Premio Pulitzer en 2013 con una narración surrealista ambientada en una delirante Corea del Norte.

Otro testimonio es el del libro El mundo es más grande ahora (Rialp, 2011), de la periodista norteamericana Euna Lee, detenida por la policía norcoreana y sometida a un largo cautiverio, narrado en este libro, por grabar algunas imágenes en la frontera con China para un programa que estaba elaborando sobre los desertores norcoreanos. Algunos informes señalan que Corea del Norte es el país más represivo contra la religión.

Otros testimonios han reflejado una realidad poco conocida como es la vida en los campos de concentración, donde están recluidas cerca de 200.000 personas. El primero, escrito por Kang Chol Hwan, es Los acuarios de Pyongyang (Amaranto, 2005), libro en el que el autor cuenta sus doce años transcurridos en el campo de concentración de Yudok y su posterior huida del país, en 1992, tras cumplir la condena. Kang Chol ingresó en el campo con nueve años junto al resto de su familia durante el régimen comunista de Kim Il Sung. El libro lo escribió en colaboración con el historiador francés Pierre Rigoulot, uno de los autores de El Libro Negro del comunismo.

El otro libro se publica ahora en castellano después de haber sido traducido a 23 idiomas y convertirse en un best-seller internacional. Evasión del Campo 14 es el testimonio de Shin Dong-hyuk, un preso nacido en el propio campo y que consiguió escaparse el 2 de enero de 2005. El caso de Shin es especial, pues se trata del primer testimonio que se conoce de un preso que ha huido del Campo 14, construido en 1959 y en el que están recluidos 15.000 prisioneros en unas condiciones de máxima seguridad.

Los padres de Shin estaban prisioneros por el delito de “culpabilidad por asociación”. Las circunstancias de la vida del campo eran tan inhumanas que en ningún momento Shin conoció el cariño de sus progenitores. Tal y como había sido adoctrinado en el colegio, Shin odiaba a sus padres: “Yo era más leal a los guardias que a mi propia familia. Todos nos espiábamos unos a otros”.

Al abandonar la escuela trabajó primero en una granja y después en una fábrica textil, donde conoce a otro preso, Park, con quien prepara la fuga, aunque solo lo consigue él. Shin vaga un mes por Corea del Norte hasta que cruza la frontera con China. Allí pasa dos años yendo de un lado para otro hasta que en Shangai consigue que un periodista se interese por su historia y le facilite el ingreso en el consulado de Corea del Sur. Meses después es trasladado a Seúl y allí se hace famoso por las peculiaridades de su fuga de Corea del Norte.

En la actualidad, Shin viaja por todo el mundo denunciando los crímenes contra los derechos humanos que se cometen en Corea del Norte y la existencia no reconocida por el Gobierno norcoreano de estos campos de concentración. Este libro también ha sido llevado al cine con el mismo título.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.