El Observatorio

Estantes vacíos contra la xenofobia en Alemania

Página 1

El pasado jueves 24 de agosto, la cadena de supermercados Edeka, la mayor de Alemania, vació sus anaqueles de productos extranjeros en uno de sus establecimientos en Hamburgo, a manera de gesto para denunciar el racismo y la xenofobia.

Según señala el diario británico The Independent, en lugar de los productos acostumbrados, los clientes encontraron carteles con lemas contrarios a la discriminación. “Este estante está muy aburrido sin diversidad”, decía uno, mientras otros apuntaban: “Nuestra variedad de suministros ahora conoce fronteras”, “Así es como se vacía un estante sin extranjeros” y “Seremos más pobres sin diversidad”.

La campaña fue recibida con reacciones mixtas por parte del público alemán, con algunos que elogiaban su crudeza. Sven Schmidt, que hizo llegar algunas fotos al diario británico, expresó que le gustaba la idea, pero que había recibido algunas reacciones negativas luego de postear las imágenes en Twitter.

Por su parte, Julia Klöckner, vicepresidenta de la Unión Cristiano-Demócrata (el partido de la canciller Ángela Merkel) alabó la campaña en las redes sociales, y se refirió a ella como una “sabia acción” que le daría a la gente una pausa para reflexionar. No lo cree así Marcus Pretzell, eurodiputado y miembro del partido populista de derechas Alternativa para Alemania, quien cuestionó a Klöckner: “¿Qué se supone exactamente que es sabio? ¿No es esto una locura?”.

La compañía, entretanto, ha hecho saber por medio de una portavoz su compromiso con la diversidad: “En nuestras tiendas comercializamos muchos alimentos que se producen en varias partes de Alemania. Pero solo junto con los productos de otros países es posible crear una variedad única, que nuestros consumidores valoran. Estamos satisfechos de que nuestra campaña haya causado tantas reacciones positivas”.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.