Entre el cielo y la tierra

Heaven and Earth

Página 1

Director: Oliver Stone

Entre el cielo y la tierra
Heaven and EarthDirector: Oliver Stone. Intérpretes: Hiep Thi Le, Tommy Lee Jones, Haing S. Ngor, Joan Chen.

Oliver Stone regresa a Vietnam. No tuvo bastante con Platoon y Nacido el 4 de julio, ni con las referencias de pasada en otros films. Así que ataca de nuevo, aunque con un punto de vista distinto: el vietnamita. Stone ha tomado dos libros autobiográficos de Le Ly -When Heaven and Earth Changed Places y Child of War, Woman of Peace-y ha escrito y dirigido su película, con el asesoramiento de la propia autora.

Le Ly (Hiep Thi Le), una campesina vietnamita que vive feliz en el campo, ve trastocada su vida por la presencia de franceses, las facciones vietnamitas gubernamental y rebelde, y la llegada de las tropas norteamericanas. En un mundo hostil, Le Ly sobrevive como puede. Ha de soportar una brutal violación, vender mercancía en el mercado negro, y hasta llega a ejercer la prostitución para mantener al hijo ilegítimo que ha tenido con un potentado vietnamita.

El panorama parece cambiar cuando Le Ly conoce a un soldado norteamericano que la respeta. Terminan casándose, pero la llegada a Estados Unidos cambiará sus vidas. Por un lado se destapa el lado oscuro del marido, un tipo agresivo por los traumas bélicos. La evolución que experimenta este personaje no es muy plausible y sólo la buena interpretación de Tommy Lee Jones logra sostenerla. Mientras, Le Ly trata de sacar adelante a su familia. Demuestra ser una mujer fuerte -bien interpretada por la debutante Hiep Thi Le-, pese a sus fallos, que los tiene.

Entre las convicciones que la sostienen está el budismo (la moda de Bertolucci tiene compañeros), que contrasta con el poco apoyo que supone para el soldado su cristianismo.

Con algún bache narrativo e ideas discutibles, el film posee el cuidado empaque técnico propio de las películas de Stone. Recurre a insertos en blanco y negro al estilo J.F.K., hay bonitas tomas aéreas, se usan los objetivos de un modo ingenioso para mostrar la abundancia de las neveras y los hipermercados norteamericanos...

Se podría decir que es el primer film "tierno" de Oliver Stone. La dedicatoria a su madre y el mensaje que aparecen al final quieren transmitir cierta esperanza. Pero se trata de una esperanza muy a lo Stone: antes ha tenido que excederse mostrando todo tipo de situaciones traumáticas de gran dureza, recurriendo a mansalva al sexo y a la violencia.

José María Aresté

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.