En la mitad de la vida. Una guía filosófica

Midlife. A Philosophical Guide

Página 1

Autor: Kieran Setiya

Libros del Asteroide.
Barcelona (2019).
216 págs.
17,95 € (papel) / 9,99 € (digital).
Traducción: Ramón González Férriz.

Comprar

“Pero huye entretanto, huye irreparable el tiempo”, sentenció Virgilio. “Un libro para cualquiera que tenga que lidiar con la irreversibilidad del tiempo”, advierte el editor de este libro enjundioso. Y el autor desvela que escribe porque necesita compartir una urgencia existencial: cómo resolver los enigmas que plantea la crisis de la mediana edad en la que se encuentra inmerso. En ese sentido, su obra rima perfectamente con la categoría de “ensayo”.

Kieran Setiya, profesor de filosofía en el MIT, huye de la especulación teórica o los tecnicismos, y aprovecha recursos de los libros de autoayuda sin caer en recetas fáciles o promesas de éxito fugaz. Su deseo de brindar una “filosofía aplicada” no solo evita la psicología barata, sino que reta a la propuesta hinduista que está permeando la cultura occidental, como una panacea inocua.

Ciertamente, el hecho de que el tiempo sea irreversible abarca mucho más espacio vital que la mediana edad (definida como un espacio entre la juventud disfrutada y la muerte surgiendo por un horizonte impredecible). Setiya acierta a meterse con destreza literaria e intelectual en una selva de interrogantes sobre cuánto pueden dar de sí la vida, el gozo o el dolor; los mecanismos con los que el deseo desafía a la plenitud; los consuelos para refugiarse de los errores irreparables; cómo afrontar la incertidumbre inherente al porvenir; qué brinda sentido profundo a la vida; cómo aplacar la sed de nuestras expectativas o desarrollar mecanismos que compensen carencias, o qué actitud necesitamos cada día para empujar el carro de la supervivencia (con las magnitudes de aceleración o activismo que pueden potenciar el peso de la vida).

Resulta no solo ameno sino “sinérgico” adentrarse con Setiya en el variopinto pensar y vivir de Aristóteles o Virginia Wolf, John Stuart Mill o Simone de Beauvoir. Se agradece no solo la valentía y hondura con la que muestra sus propios enigmas, sino también la ironía que sazona sus perplejidades, hasta el punto de advertir que no está seguro de haber llegado a conclusiones definitivas con “seis capítulos y once ideas y media”.

Y, en efecto, da con una clave que aporta luz y fecundidad. Setiya invita a vivir el momento presente no solo en plenitud, sino que advierte que esto no se resuelve concentrando la mente en un estado ataráxico que abandona la realidad. Focalizar bien puede apuntar más hacia el “cómo”. A su juicio, existe un fallo estructural en pretender que todos nuestros proyectos sean “télicos” o terminales. Y explica: “La solución [vendría] con una mayor inversión en actividades atélicas, aquellas que no tienen punto final o agotamiento –actividades como dar un paseo, pasar tiempo con los amigos, apreciar el arte o la naturaleza, cuidar de los hijos o trabajar duro–. Puede que no haya cambios en lo que haces de un día para otro. Pero es suficiente ajustar tu actitud, lo que amas: no solo valorar los proyectos, sino el proceso de criar a los niños, mantener las amistades, hacer tu trabajo. Desde fuera las cosas pueden parecer iguales, pero son profundamente distintas. Si valoras el proceso, consigues lo que quieres ahora mismo; y tu implicación no agota su valor”. Algo tan lúcido y cierto no se puede parafrasear. Compensa deleitarse leyéndolo en toda su extensión, quizás sorprendentemente breve para su profundidad.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.