En el mundo trabajan 250 millones de niños menores de 14 años

La OIT propone centrar la lucha en las formas más intolerables de trabajo infantil

Página 1

Un nuevo informe de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) estima que en los países en desarrollo trabajan 250 millones de niños de 5 a 14 años, casi el doble de los que se decía hasta ahora. El 61% de estos niños (153 millones) trabajan en Asia, el 32% (80 millones) en África, y un 7% (17,5 millones) en Latinoamérica.

La nueva metodología empleada -puesta a prueba por la Oficina en seis países- incluye en las cuentas también a los que trabajan a tiempo parcial y a los niños menores de 10 años. De ahí que el estudio, titulado Child Labour: Targetting the Intolerable, concluya que hay 120 millones de niños que trabajan a tiempo completo y 130 millones, a tiempo parcial.

Para evitar los abusos, la OIT propone "concentrar en primer lugar los escasos recursos disponibles en las formas más intolerables de trabajo infantil, tales como la esclavitud, la servidumbre por deudas, la prostitución infantil y el trabajo en tareas y sectores peligrosos, así como el trabajo de los más pequeños, especialmente las niñas".

Los niños que corren más riesgos son los esclavizados o los trabajadores forzosos. Desde hace años, varios organismos han denunciado formalmente que en Asia del Sur y del Sudeste y en África occidental se venden niños para trabajar en el tejido de alfombras, en fábricas de vidrio o para la prostitución. El trabajo infantil se da en todos los sectores laborales. En muchos países de África, Asia y América Latina se emplean niños para trabajar en la agricultura, la construcción, la minería o en trabajos domésticos. Y las condiciones de vida en que trabajan pueden causarles lesiones graves e incluso accidentes mortales. Por ejemplo, en Indonesia, Filipinas y Tailandia, los niños participan en la pesca muro-ami, que implica bucear sin ningún equipo de submarinismo para espantar a los peces de los arrecifes de coral y dirigirlos a las redes. Un solo barco emplea hasta 300 niños de 10 a 15 años, normalmente pobres, que pasan hasta 12 horas en el agua. En consecuencia, cada año docenas de niños mueren o sufren daños a causa de accidentes.

Una estrategia modélica es el acuerdo voluntario a que han llegado la OIT y UNICEF con las compañías de ropa de Bangladesh, que han decidido dejar de emplear a niños menores de 14 años. Los fabricantes han prometido no contratar más niños, y UNICEF está trabajando con organismos locales para asegurar que los niños asistan a la escuela en lugar de ir a trabajar. La meta no es fácil, pues muchos niños trabajan para ayudar económicamente a su familia.

La OIT adoptó su primer Convenio sobre el trabajo infantil en 1919, año en que se constituyó; después ha habido otros muchos. Actualmente la Oficina coopera con 25 países en el programa internacional para la erradicación del trabajo infantil.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.