Empresas de tecnología impulsan el desarrollo en los países pobres

Piensan que si crece el mercado aumentará la demanda de sus productos

Página 1

Después del colapso de las "puntocom" hace tres años, la industria tecnológica estadounidense puso los ojos en un nuevo mercado: los países en desarrollo. El problema es que resulta imposible vender tecnología a un ciudadano que sobrevive con un dólar diario. Por eso muchas empresas han optado por apoyar los proyectos de organizaciones sin ánimo de lucro que contribuyen al desarrollo económico de los países pobres.

A primera vista, los programas de las empresas parecen sesiones de maquillaje: ¿qué hace si no Hewlett-Packard creando una red informática y unificando el software que utilizan los cientos de organizaciones sin ánimo de lucro que conceden microcréditos? Pero no son operaciones cosméticas, ya que nadie oculta sus objetivos.

Según Debra Dunn, del departamento filantrópico de HP, "es cierto que nuestras oportunidades de vender aumentan si nos metemos en el sector del microcrédito, pero hay otros motivos: el crecimiento económico de los países en desarrollo extiende el mercado en general" (International Herald Tribune, 27-III-2003). HP ha visto una relación directa entre la concesión de microcréditos y la capacidad de los beneficiados de adquirir un ordenador, una impresora o una cámara digital en el futuro. Por eso lo hace.

Otras empresas entienden también así filantropía. Microsoft prometió el año pasado destinar 100 millones de dólares a la tecnología y la formación necesaria para poner en Internet los servicios gubernamentales de México. Y Cisco System llegó a un acuerdo con diversas ONG para enseñar en sus academias distribuidas en 150 países cómo montar redes informáticas.

Algunos expertos dudan de la fórmula. Craig Warren Smith, ex consultor del sector filantrópico, afirma que "es pronto para saber si las empresas están poniendo sus productos en manos inexpertas o si conseguirán incrementar la productividad en los países en desarrollo". Pero, de momento, la vía filantrópica sigue siendo la más utilizada para poner en marcha el desarrollo económico en muchas regiones del planeta.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.