El uso de sustancias anabolizantes está haciendo repensar el deporte

Cada vez se descubren más sustancias prohibidas y un mayor uso por los deportistas

Página 1

En junio pasado llegó al Laboratorio Olímpico Antidopaje de la Universidad de California-Los Ángeles una muestra que contenía un anabolizante de características desconocidas. El laboratorio analizó la muestra para saber de qué tipo de esteroide se trataba. La sorpresa fue grande cuando en octubre se dieron cuenta de que era tetrahydrogestrinona (THG). Sintetizaron la muestra e inventaron un test para descubrir su uso en los controles antidopaje.

Tras el descubrimiento, Ferry Madden, jefe de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos, afirmó: "Se trata de una conspiración que incluye a químicos, entrenadores y a algunos atletas, que han utilizado fraudulentamente un esteroide elaborado para no poder ser detectado".

Y empezó una oleada de escándalos. En muestras de orina de cinco grandes atletas, incluidas las de Regina Jacobs -una de las mejores corredoras de 1.500 metros- y la de Dwain Chambers, el mejor velocista británico, apareció THG. Los abogados de los deportistas han afirmado que no conocían que esa sustancia estuviera prohibida. Lo que motivó numerosas citaciones judiciales. Estrellas de baseball, y decenas de deportistas, entre los que se incluyen algunos jugadores de fútbol americano, boxeadores o la velocista Marion Jones, se vieron obligados a presentarse ante un gran jurado.

Junto a esto también se han descubierto otros esteroides elaborados de forma clandestina por algunos laboratorios. Esta situación no favorece en nada la imagen del deporte como juego limpio. Cuando falta menos de un año para las Olimpiadas de Atenas, la federación estadounidense de atletismo está siendo investigada por el Comité Olímpico Internacional y el Comité Olímpico de Estados Unidos, bajo la acusación de ser laxa en materia de dopaje. Cuatro atletas norteamericanos han dado positivo de THG.

La cuestión está entre enfrentarse a la utilización de las drogas en el deporte o aceptarlas. Algunos expertos piensan que la escalada del dopaje es imparable y que el castigo a los atletas es una especie de lotería. Otros no ven mal que se recurra al dopaje, habida cuenta que la mayor parte del deporte de elite es puro espectáculo. Y ahora que mucha gente toma anabolizantes para tener mejor apariencia física, al público no le parece tan mal que se usen en las competiciones deportivas. Pero la tolerancia con el dopaje puede hacer que el deporte ya no se entienda como algo que tiene que ver con el éxito o el fracaso en la competición, sino con el entretenimiento.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.