El rechazo incondicional del mal

Página 1

En un comentario a la encíclica Veritatis splendor, el filósofo alemán Robert Spaemann hace notar que las prohibiciones morales absolutas son una defensa de la dignidad humana (L'Osservatore Romano, edición en español, 17-XII-93).

En 1952 el Tribunal federal alemán condenó a algunos médicos que, bajo el régimen nacionalsocialista, habían participado en la selección de deficientes mentales para aplicarles la eutanasia. Los médicos habían dicho en su favor que, a pesar de ello, habían salvado la vida de muchos enfermos, enviándolos a instituciones religiosas. Esos enfermos hubieran muerto aunque los acusados se hubieran negado a colaborar y hubieran dejado su lugar a compañeros más severos. El tribunal rechazó esa justificación. Refiriéndose a la moral cristiana común en Europa, dicho tribunal declaró que impedir males peores no podía justificar el asesinato intencional de hombres inocentes. Ese asesinato siempre es un crimen. Incluso el mejor de los fines es incapaz de justificar cualquier medio.

(...) Lo que la Iglesia recuerda en esta encíclica es que la posibilidad de que el martirio se convierta en realidad forma parte de toda vida cristiana. Y defiende el honor y el ejemplo de los santos mártires, que no fueron consecuencialistas. Cuando rehusaban ofrecer sacrificios a la estatua del emperador, no se preguntaban si seguir viviendo era más importante para el futuro de la Iglesia que su integridad física. Simplemente obedecían a Dios y dejaban en sus manos el futuro de la Iglesia. Y en Dios el futuro se encontraba en buenas manos. Era Él quien transformaba la sangre de los mártires en semillas de un gran cristianismo. Los mártires, al actuar así, no creían llevar a cabo algo extraordinario, sino algo ante lo que no tenían alternativa. Es mejor morir que hacer el mal. Algunas obras más recientes de teología moral han criticado expresamente el rechazo incondicional de los mártires a hacer, en cualquier circunstancia, algo que pudiera ser interpretado como culto al emperador. La Iglesia de Cristo, con todo, es la Iglesia de los mártires, de los testigos, y no la Iglesia de los profesores, aunque éstos últimos deben desempeñar en ella una tarea importante al servicio de ese testimonio.

(...) Lo que [Juan Pablo II] expresa aquí no es una enseñanza católica particular, sino algo que forma parte de la dignidad y de la libertad del hombre en cuanto hombre. (...) La enseñanza de la Veritatis splendor podría parecer al inicio una exigencia excesiva a quien ha llegado a determinados hábitos de pensamiento. En realidad, se trata de una liberación de las consecuencias negativas a que se ve inevitablemente expuesto, si todo le está permitido. En efecto, entonces, todo se le puede exigir.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.