El puente

The Bridge

Página 1

Autor: Gay Talese

Alfaguara.
Barcelona (2018).
208 págs.
19,90 €
Traducción: Antonio Lozano.

Comprar

Publicado por primera vez en 1964, este reportaje periodístico de Gay Talese (New Jersey, 1932) sobre la construcción del puente de Verrazon-Narrows en Nueva York se encuadra, como el resto de sus libros, en la corriente del llamado Nuevo Periodismo, del que es uno de sus principales representantes. Al igual que Retratos y encuentros, Honrarás a tu padre, Vida de un escritor y El silencio del héroe, Talese aborda contenidos periodísticos empleando ingredientes literarios.

La primera piedra del puente Verrazon-Narrow, que uniría Brooklyn con Staten Island, se puso el 14 de agosto de 1959. Talese retrata el ambiente que se vive entre los vecinos afectados por la construcción del puente, muchos de ellos obligados a cambiar de casa. Hubo movimientos vecinales y manifestaciones en contra que no impidieron que las obras comenzaran el día señalado. Cinco años después, el 21 de noviembre de 1964, se abrió a la circulación.

Talese describe el proceso de construcción del puente desde una perspectiva muy humana, dejando a un lado las cuestiones técnicas, aunque también se mencionan pero sin entrar en muchos detalles. Habla con los habitantes afectados por las obras, que le cuentan su vida y su relación con las casas que tiene que abandonar. Luego, y este es el tema central, describe el trabajo de los denominados boomers, obreros del hierro que vivieron el auge de la construcción en las décadas de los años cincuenta y sesenta.

Talese conoce a muchos de estos trabajadores, explica sus técnicas y habilidades, la división de rangos y puestos, sus diversiones, la relación con sus familias, sus procedencias sociales. De manera más detenida muestra el trabajo de algunos trabajadores cualificados, que gozaban de un mítico prestigio: “Hueso” Murphy, Benny Olson, Bob Anderson, James J. Braddock. Presta atención a sus condiciones laborales. Habla de los accidentes, a veces mortales…

Como le comenta uno de ellos al autor, “lo nuestro es la gloria o el hambre”. En la época en que escribe Talese, están viviendo años de gloria, pues se trata de una profesión peligrosa, cualificada, con generosos salarios. Resulta curioso el número de trabajadores indios de la tribu canadiense de los caughnawagas que se dedican a este oficio.

Talese se acerca a esta realidad laboral resaltando, como hace en todos sus escritos, la información obtenida en entrevistas personales, que humanizan la narración, y la objetividad y verosimilitud que se desprenden de todo lo que escribe. 


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.