El Observatorio

“El Papa Francisco no llama a ir en contra de la economía de mercado”

Página 1

El economista italiano Stefano Zamagni es uno de los principales representantes de la corriente conocida como economía civil o economía del bien común. Es también presidente de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales. En una entrevista de Cristian Pizarro Allard para el diario chileno El Mercurio, comenta las ideas del Papa Francisco sobre justicia social y desarrollo económico.

Zamagni, autor de obras como Por una economía del bien común, explica la diferencia entre la que llama economía política, la escuela de Milton Friedman y otros, y la economía civil, la perspectiva que sostiene él mismo junto con otros especialistas (Jeffrey Sachs, el premio Nobel Dani Rodrik…).

“En su variante más liberal (…) el paradigma de la economía política parte de que el hombre es un lobo, y frente a eso la única opción que queda es defenderse. La economía civil parte de otro presupuesto, (…) que el hombre es por naturaleza parte de una comunidad con otros hombres”.

Por otro lado, “la economía política tiene como fin la maximización de los bienes totales; la economía civil, la maximización de los bienes comunes”.

Para Zamagni, las disfunciones económicas de los últimos años, con su resaca de nacionalismos y populismos, indican que “el modelo de mercado capitalista heredado del pasado reciente ya no es factible”. Por tanto, hay que cambiarlo, “pero no por un modelo que prescinda del mercado y coloque al Estado en el centro”. Más bien, “lo que se necesita es un sistema que conjugue Estado, mercado y comunidad”.

¿Es el Papa Francisco un promotor de la economía civil?, pregunta Pizarro. “Ningún Papa está para promover un sistema económico u otro –responde Zamagni–; sí para resaltar principios que deben orientar el ordenamiento social, político y económico. (…) Francisco no llama a ir en contra de la economía de mercado. Yo puedo testimoniarlo. Lo que dice es que la economía de mercado que se ha desarrollado en el último siglo (…) desaparecerá, y por lo tanto, hay que construir una respuesta que dé continuidad a los múltiples elementos positivos que tiene ese modelo y reoriente aquellos que a su juicio se han desviado desde un punto de vista antropológico”.

A una pregunta sobre las diferencias entre Juan Pablo II y Francisco en materia de doctrina social, contesta Zamagni: “Este ha sido un asunto muy comentado por los medios. Sin embargo, lamento defraudarlos, ya que pienso que existe plena continuidad entre ambos, y yo en ello incluiría a Benedicto XVI. Lo que sí me parece que existe son estilos muy diferentes. (…) A mí me ha tocado trabajar directamente con los tres últimos pontífices en estas materias y le puedo asegurar que piensan en la misma línea”.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.