El minuto interior

Página 1

Autor: Rubén Martín

Rialp. Madrid (2010), 66 págs. 9,50 €.

Con este poemario, el autor, nacido en Albacete en 1980, ha obtenido el Premio Adonáis de Poesía de 2009. Este es su segundo libro después de Contemplación (Madrid, 2009). La obra recién premiada es un canto de agradecimiento por la vida y por la naturaleza que recuerda al Claudio Rodríguez de Don de la ebriedad.

De los juegos exteriores de la luz -“Arquitectura de la luz”, se titula uno de los poemas-, en paisajes, en amaneceres, en días de verano, de otoño, de invierno o de primavera, en el crepitar de las llamas… descritos con acertadas imágenes y buen ritmo, el poeta remite a la intimidad, al sentido amoroso de la vida, al misterio que encierra y a las cuestiones que suscita lo creado. Lo cotidiano (un paseo, el rostro dormido de la madre o de la amada, el vuelo de un avión…) se convierte en cauce de iluminación gozosa, de reflexión y de contemplación: “quiero pensar a solas / al lado de este fuego que enardece / los instantes del hombre.”

El poemario tiene un arranque majestuoso y, aunque luego decae un poco en algunos poemas, recupera este tono a partir del que da título al libro. El poeta establece una semejanza entre la transformación de la materia y el quehacer poético. Rubén Martín muestra un maduro dominio del endecasílabo y del ritmo del poema en verso libre. Su estilo es sereno y pausado como corresponde a un poemario que es un canto a la vida.

El poeta es un detallista observador de la naturaleza. De su mirada sensible y atenta, fluye el poema con un lenguaje rico y sugerente (“es enero profundo”), que desvela una elaboración cuidada en busca de la precisión y de la emoción. Habrá que seguir los pasos de Rubén Martín, porque su libro es prometedor y ofrece, además, una visión esperanzada frente a tanto nihilismo sin respuestas.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.