El fundamentalismo hindú prosigue sus ataques a los cristianos

Las "brigadas azafrán" saquearon varias iglesias en el Estado de Orissa

Página 1

En la India continúa la violencia del fundamentalismo hindú contra las iglesias cristianas. En noviembre de este año, las "brigadas azafrán" -así llamadas por el color de su ropa- atacaron varias iglesias del Estado de Orissa y violaron a una religiosa, tras quemar Biblias y libros cristianos. Días antes, saquearon la casa de un pastor protestante.

El Estado de Orissa tiene 36 millones de habitantes, en su mayoría hindúes, y está gobernado por el Bharatiya Janata Party (BJP), partido nacionalista hindú contrario a las conversiones de los hindúes al cristianismo o al budismo. Tanto en Orissa como en otros Estados de la India, como Gujarat y Tamil Nadu, está en vigor una ley que obliga a quienes deseen convertirse a otra religión a pedir permiso escrito al magistrado local (ver servicio 16/03).

El "Global Council of Indian Christians" (GCIC), organismo que reúne a las minorías cristianas en la India, ha solicitado a la policía mayores medidas de protección frente a las agresiones de los fundamentalistas. Según ha declarado Sajan George, presidente del GCIC, "estamos muy preocupados por la seguridad de los cristianos en Orissa, donde los integristas parecen haber aprendido de Gujarat cómo aterrorizar a las minorías religiosas". Narendra Modi, primer ministro de Gujarat, ganó las elecciones de diciembre de 2002 tras llevar a cabo una campaña basada en el nacionalismo hindú.

Con la ley de "Prohibición de la Conversión Forzada", aprobada en octubre de 2002 en el Estado de Tamil Nadu, se impone una multa de 1.034 dólares y tres años de prisión a quien incite a las conversiones religiosas no hindúes. La pena aumenta si la conversión implica a mujeres. El obispo Devasahayam afirma que "un hombre puede venir a mí hoy y decirme que quiere convertirse; dos días después puede ir a la policía y decir que fue forzado a la conversión". A juicio del prelado, los partidos usan la religión como medio para movilizar a las masas. Y al actuar así, "necesitan un enemigo: por eso nos convierten en el enemigo".

"Semana de la Paz" para cristianos y musulmanes en Mindanao

Otros aires se respiran en la isla filipina de Mindanao -escenario de violencia por la rebelión de una guerrilla islámica-, donde cristianos y musulmanes celebran la llamada "Semana de la Paz" a partir del 27 de noviembre. Promovida por la "Conferencia Obispos-Ulemas", que agrupa a líderes cristianos e islámicos de Mindanao, el lema es "Curar con el perdón".

Cuenta la Semana con el apoyo del gobierno filipino, que ha estipulado un "alto el fuego" con los rebeldes del "Frente Moro de Liberación Islámica" (FMLI). De hecho, el gobierno se apoya en la "Conferencia Obispos-Ulemas" para mediar entre el ejército y la guerrilla, o para la liberación de rehenes.

"Sin la asistencia y orientación de la Conferencia -afirma Norberto Gonzales, alto funcionario gubernamental-, los enfrentamientos entre el ejército y el FMLI se habrían transformado en una guerrilla religiosa". Las dos partes en conflicto han solicitado a monseñor Capalla, arzobispo de Davao, que sea consejero en la reanudación de los diálogos entre el gobierno y el FMLI, que comienzan en diciembre de este año.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.