El espacio del racismo

L’espace du racisme

Página 1

Paidós. Barcelona (1992). 274 págs. 2.000 ptas. Edición original: Seuil. París (1991).

En los últimos tiempos, a raíz de sucesos que han tenido como víctimas a trabajadores o refugiados extranjeros, se ha hablado de una erupción de racismo en Europa. Quizá sea excesivo presentarlo como un rasgo general de la sociedad actual. Pero es indudable la influencia de este factor en conflictos de hoy, como las guerras en la ex Yugoslavia o en algunos países de África.

El racismo requiere un espacio, unas condiciones de posibilidad, que Michel Wieviorka investiga en esta obra recientemente traducida. Wieviorka, investigador de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales, dirige actualmente una amplia investigación sobre los fenómenos racistas.

El objetivo de este libro es mostrar los enfoques que están siendo utilizados para analizar el racismo. A fin de eliminar la falacia que lleva a establecer un vínculo necesario entre los atributos físicos y culturales de un grupo y sus caracteres intelectuales y morales hay que descartar el concepto de raza como categoría de análisis. La concepción de fondo es que lo biológico ha de ser radicalmente separado de lo sociológico.

El autor investiga con detenimiento diversas formas mediante las que se construye y se manifiesta el racismo: la creación de mitos, la teoría del chivo expiatorio, la relación de movimientos sociales y comunitarios con el racismo... Todo ello articulado en torno a lo que Wieviorka entiende que son las dos lógicas fundamentales del racismo: la de la desigualdad y la de la diferencia. Se pueden presentar separadas, aunque lo normal es que lo hagan mezcladas en mayor o menor grado. La lógica de la desigualdad se manifiesta en minusvalorar a un grupo al que se considera inferior. La otra lógica, la de la diferencia, lleva a la concentración y exclusión de una comunidad. Esto se manifiesta en el rechazo de otros grupos culturales en nombre de la defensa de la propia nación. Y aparece reforzado con teorías sobre la superioridad de unas razas respecto a otras. El paradigma aquí es el caso de los judíos en la Alemania nazi.

Wieviorka descubre cierta vinculación entre el racismo y los movimientos comunitarios (el racismo como suplemento del nacionalismo, cuando éste está en crisis), y propone, para combatirlo, fortalecer las relaciones sociales.

Después de criticar opiniones como la de que detrás de cada cultura hay una raza, Wieviorka llega a la conclusión de que se puede descubrir una cierta unidad entre todos los comportamientos racistas. Las dos lógicas del racismo son manifestaciones del mismo principio. Las distintas formas de racismo son las soluciones a la tensión que existe entre ambas lógicas.

Hay que agradecer a Wieviorka su esfuerzo por mantener un enfoque analítico y diferenciador en el estudio de estos temas. Pero, como él mismo reconoce, la principal limitación del libro es la falta de consideraciones extra-sociológicas del racismo. Haría falta también un trabajo antropológico que estudiase las raíces del racismo -sus condiciones de posibilidad- en el propio hombre.

Además, quizá la misma visión sociológica que aquí se plantea tenga otro inconveniente. Es claro que necesitamos un marco conceptual desde el que poder pensar el racismo. El problema puede ser que ese marco conceptual resulte demasiado rígido. Cuando eso sucede, nos puede preocupar más que la teoría sea coherente y menos que explique realmente los fenómenos. Algo así le ocurre en ocasiones a Wieviorka cuando habla de modos de construcción del racismo. El propio título del libro se refiere al espacio del racismo en la teoría sociológica. En parte, desde luego, es algo previsto por el autor, porque éste no es sino el primero de una serie de estudios.

En suma, El espacio del racismo es un libro útil para elaborar una noción del racismo, de sus diversas lógicas y de los procesos que facilitan su difusión. Pero siempre que se tenga en mente que la sociología debe ir unida a una antropología y una ética si quiere ofrecer soluciones y visiones de conjunto en estas cuestiones.

Vicente Martínez

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.