El envejecimiento demográfico reduce la movilidad laboral

En EE.UU., cada vez más trabajadores renuncian a cambiar de ciudad por atender a un familiar anciano

Página 1

El envejecimiento demográfico reduce la movilidad laboral

En EE.UU., cada vez más trabajadores renuncian a cambiar de ciudad por atender a un familiar anciano

En la actualidad, uno de cada diez estadounidenses con trabajo tiene a su cargo a un familiar anciano. Diversos estudios, de los que se hace eco International Herald Tribune (2-I-96) destacan que, por el progresivo envejecimiento de la población, cada vez más norteamericanos estarán en esa situación, lo que reducirá significativamente la movilidad laboral.

Las estadísticas sobre este tema son confusas. Andrew Scharlach, de la Universidad de California, en Berkeley, señala que en el 2020 uno de cada tres estadounidenses cuidará de alguno de sus padres, mientras que el grupo de investigación empresarial Conference Board prevé que, ya en el año 2000, el 40% de los trabajadores estarán en tales circunstancias.

Las agencias de contratación comienzan a dar importancia a este factor; en algunos casos los trabajadores se deciden por puestos de trabajo que les permiten mantener un contacto habitual con sus familiares, pero no todos pueden elegir la ocupación que desean.

Este hecho supone un cambio para la economía norteamericana, que hasta ahora ha dependido en gran medida de un alto grado de movilidad laboral. De hecho, la mayoría de las empresas están pidiendo más empleados con capacidad de cambiar de ciudad. En mayo del año pasado, el 80% de las 147 compañías encuestadas por Atlas Van Lines esperaba trasladar más empleados en 1995 que en 1994, y el 62% pensaba que en 1999 trasladaría a más trabajadores que en 1994.

Por ahora pocas empresas afrontan la nueva situación costeando los gastos del traslado del familiar de un empleado. Lo normal es que la compañía busque otros candidatos.

De los trabajadores que actualmente cuidan de un pariente anciano, el 37% declaró que no le interesaba cambiar de trabajo, mientras que para el total de los trabajadores el porcentaje bajaba al 26%, según una empresa de prospección de Boston. Los datos estadísticos de la Oficina del Censo muestran que los norteamericanos se cambian de ciudad menos que en décadas pasadas, aunque lo hacen más que los japoneses o los europeos. De marzo de 1993 a marzo de 1994, sólo el 16% de la población cambió de residencia, mientras que en las décadas de los sesenta y setenta lo hizo el 20% por año.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.