El enigma y el espejo

I et speil, i en gate

Página 1

Siruela. Madrid (1996). 156 págs. 1.950 ptas.

El enigma y el espejo, publicada en Noruega en 1993, es posterior al éxito mundial de El mundo de Sofía (1990, ver servicio 9/95) y El misterio del solitario (1991, ver servicio 168/95). Jostein Gaarder (Oslo, 1952) vuelve a utilizar la literatura para reflexionar sobre aspectos existenciales, siempre teniendo en cuenta el público juvenil al que se dirige.

La niña Cecilia Skotbu está enferma y tiene que pasar las navidades en la cama. Una de las noches se le aparece un ángel, Ariel, con quien establece una entrañable amistad. En sus encuentros, tanto Ariel como Cecilia explican sus diferentes puntos de vista sobre la vida, la muerte, la creación, etc. El ángel Ariel desea conocer qué es lo que sienten las personas por dentro y cómo viven; Cecilia, por su parte, no para de hacer preguntas sobre Dios, la eternidad y el más allá.

Ariel intenta transmitir a la enferma la idea de que la vida siempre merece la pena ser vivida, que no se debe perder la capacidad de asombro ante la creación, y que en la tierra es muy difícil encontrar una explicación racional a todas las cosas porque aquí "lo vemos todo como en un espejo y oscuramente". Sólo después de la muerte aparecerá el verdadero sentido de todas las cosas. Por eso, la mejor manera de vivir es pensar que la vida es un regalo, un momento único e irrepetible.

Los elevados diálogos, a pesar de su aparente sencillez, hacen que los ingredientes literarios pierdan terreno. Aunque la narración tiene un tono lírico muy conseguido, carece de tensión argumental. Más que atrapar al lector por medio de una trepidante acción, Gaarder pretende hacerle pensar.

Adolfo Torrecilla

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.