El embrión humano gana un poco de reconocimiento legal

En Australia se reconoce el derecho de los embriones congelados a ser herederos; en EE.UU. se preparan leyes contra quienes dañen o maten al feto

Página 1

El embrión humano ha conseguido un poco más de reconocimiento legal en Australia, y lo mismo pretende para él un proyecto de ley que se elabora en Estados Unidos. El Tribunal Supremo de Tasmania ha dictaminado que un embrión congelado tiene derecho a beneficiarse de la herencia de su padre incluso hasta 40 años después de la muerte de éste. No obstante, considera que el feto no adquiere efectivamente ese derecho hasta que nace. La sentencia es válida para el resto del país.

La decisión del tribunal de Tasmania responde al caso de una pareja que acudió a una clínica de fecundación in vitro y que ya había tenido un hijo por este método. Aún les quedaban dos embriones congelados, y pensaron tener un nuevo bebé. Pero antes de que llevaran a cabo su decisión, el marido falleció inesperadamente, sin dejar testamento. Y la mujer quiso seguir adelante. Los tribunales, entonces, tuvieron que decidir si el embrión implantado debería entrar en el reparto de la herencia, junto con su hermano y los tres hijos de un matrimonio anterior del marido.

El tribunal ha estimado que debe preverse el reparto de la herencia para los embriones congelados destinados a ser beneficiarios. Y propone reservar la parte proporcional al futuro niño hasta que la madre dé a luz, o bien hacer que los otros herederos se comprometan por escrito a devolver lo que le corresponda al familiar en caso de que nazca.

El juez Pierre Slicer reconoce en su sentencia los derechos potenciales del embrión congelado para heredar, en el supuesto de que esté vivo y sea viable. Sin embargo, señala que el embrión congelado no es persona humana, ni puede ser considerado actualmente descendiente del padre que ha fallecido.

Por otra parte, el Congreso norteamericano está tramitando varios proyectos que imputan responsabilidad penal a quien mate o dañe a un feto, excepto en caso de aborto consentido por la madre. Una de las leyes, aprobada en el Senado, tipifica como delito matar o dañar al feto intencionadamente o por imprudencia. Otro proyecto propone autorizar a los familiares de un feto muerto o herido a querellarse contra el agresor por vía civil y demandar compensación.

Estos proyectos no constituyen una completa novedad. Las leyes vigentes permiten procesar por homicidio a quien intencionalmente cause la muerte de un feto, si es viable, al agredir a la madre. Lo nuevo de los proyectos es que consideran al feto como víctima distinta de la madre y establecen como delito específico la violencia contra él. Pero no lo consideran como persona a efectos legales, pues eso los haría entrar en conflicto con la permisión del aborto.

Sin embargo, los abortistas temen que los grupos pro vida podrían aprovecharlos para defender su postura. Planned Parenthood no ha tardado en criticar las propuestas porque intentan "poner el fundamento legal que restrinja el derecho de la mujer a abortar".


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.