El efecto Francisco: más fieles en los confesonarios

Página 1

Lo cuenta el vaticanista Andrea Tornelli, en La Stampa del 8 de abril. Presenta el contraste entre las valoraciones intelectuales favorables o críticas, y la onda de simpatía de los fieles hacia Francisco.

Esa proximidad no se reduce a aspectos meramente mediáticos: muchas personas se han acercado al sacramento de la confesión en los días de Pascua, animados por las palabras del Papa sobre el perdón y la misericordia. Lo testimonian párrocos y sacerdotes de diversos lugares de Italia, no solo de Roma.

Tornelli menciona al párroco de Stazzano, en la provincia de Alessandria (Piamonte): “Se ha producido un considerable aumento de las personas que han vuelto a confesarse; según expresaban, venían empujados por las palabras del Papa, a quien citaban con precisión: ‘como ha dicho el Papa Francisco, es necesario dejarse tocar por la misericordia de Dios’”. El sacerdote ha visto a gente con lágrimas en los ojos. Y los monaguillos, que escucharon por Internet la homilía en la cárcel de Casal del Marmo, quedaron conmovidos con las referencias a la “caricias de Dios”.

El artículo añade el testimonio de otros sacerdotes, de Novi Ligure (también en Alessandria), de Varese (Lombardía), de Udine (Friule-Venecia), que han captado idénticas señales: muchas más confesiones de personas “tocadas” por el nuevo Papa, la mayor parte, “adultos en torno a los cuarenta años, que no se confesaban en decenios”. Para muchos ha sido definitiva su referencia a que Dios no se cansa de perdonarnos; somos nosotros quienes nos cansamos de pedirle perdón.

Una mujer de un rincón de la provincia de Venecia contó al párroco que su marido, no creyente, solo piensa en estos momentos en viajar a Roma para ver al Papa Bergoglio. Se intuye que, en sus palabras, descubre una nueva percepción de la cercanía y de la misericordia de Dios.

Un oratoriano de san Felipe Neri, confesor en la Chiesa Nuova de Roma, recuerda cómo esa predicación sobre la misericordia incide “profundamente en el corazón”. Pero cuenta también que mucha gente está cansada de la contraposición entre el viejo y el nuevo Papa que los medios insisten en subrayar sin fundamento.

El artículo de La Stampa termina con el testimonio de un sacerdote de Turín que ha confesado, durante los días de Pascua, en una iglesia de Roma: “El mensaje del Papa Francisco ha provocado un impacto inmediato. No solo entusiasmo, sino apertura de corazón: muchos han venido a confesarse empujados por las palabras sobre el Dios que no se cansa de perdonar, que escucharon en el primer Ángelus del nuevo Pontífice. Algunos eran creyentes no practicantes que no se confesaban desde hacía tiempo. Francisco habla con imágenes, y éstas llegan al fondo del corazón de muchas personas”.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.