Contrapunto

El cuerpo perfecto

Página 1

Contrapunto

Inspirado eslogan de una clínica de cirugía estética: "Descubrimos el cuerpo perfecto que hay en ti". Como Miguel Ángel ante el bloque de mármol, el artífice de la lipoescultura se sitúa ante su paciente dispuesto a sacar a la luz esa perfección que sin duda existe y a la que ¡tienes derecho! El eslogan cultiva el secreto convencimiento de que una primigenia belleza y lozanía ha sido arruinada por factores externos y controlables. "No tienes por qué conformarte con la grasa que te sobra, ni con la flacidez, las pistoleras, las arrugas o la piel de naranja". ¡Claro que no! ¿Cómo claudicar ante esa conspiración en la que la comida, el tiempo y el metabolismo se alían para desfigurar un cuerpo sin tacha? ¿Por qué culpabilizarse por el exceso de comida o la falta de ejercicio?

También en lo espiritual ha estado de moda achacar las imperfecciones no al ejercicio de la libertad personal, sino a los genes, al ambiente social, a la educación. En el fondo, todos tenemos un alma perfecta, una inocencia natural sólo empañada por factores ajenos a nuestra voluntad. Ahora la misma tesis se aplica a lo corporal.

Antes uno podía ser el escultor de su propio cuerpo con el cincel del gimnasio, la dieta y la cosmética. Pero estos remedios son lentos y duros. "Ahora tienes una solución rápida, segura y sin dolor". Basta el ejercicio de tenderse en una mesa de operaciones para despertar como la Venus de Boticelli. Sólo la cartera sentirá el dolor del adelgazamiento.

Ignacio Aréchaga

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.