El club Dumas

Página 1

Autor: Arturo Pérez-Reverte

Arturo Pérez Reverte
Alfaguara. Madrid (1993). 493 págs. 2.400 ptas.

El club Dumas o La sombra de Richelieu es la nueva novela del periodista y escritor Arturo Pérez Reverte. Tras el éxito de sus tres obras anteriores (El húsar, 1986; El maestro de esgrima, 1988; La tabla de Flandes, 1990), Pérez Reverte insiste en la misma fórmula: aventuras con una complicada intriga, ritmo trepidante y tensión narrativa que enganchan al lector desde la primera página.

El club Dumas es, entre otras cosas, un original homenaje del autor a una de sus novelas favoritas, Los tres mosqueteros. El descubrimiento del manuscrito autógrafo de uno de sus capítulos, "El vino de Anjou", da pie a Lucas Corso, un mercenario de la bibliofilia, a iniciar una compleja investigación sobre la autenticidad del texto. Al mismo tiempo, Corso recibe el enigmático encargo de investigar sobre un volumen del siglo XVII, el Libro de las Nueve Puertas del Reino de las Sombras. De este misterioso libro, que contiene una especie de manual para invocar al diablo, sólo se conservan tres raros ejemplares.

Los motivos argumentales de Los tres mosqueteros se repiten con exactitud en el libro de Reverte, en el que también aparecen los arquetipos obligatorios en cualquier folletín; y todo ello dentro de un contexto actual y cosmopolita. La explicación de los misterios que rodean este manuscrito, y las vicisitudes que vive Corso, se encuentran en las páginas del libro de Dumas. Esta parte de la novela es la más apasionante, pues a los ingredientes habituales de la literatura de folletín -enemigos que encarnan la idea del mal, dosificación de la intriga, mucha acción, agilidad narrativa-, hay que añadir los juegos literarios, plagados de referencias cultas, que el autor plantea al lector.

La otra línea argumental, la que investiga sobre la veracidad del libro misterioso, es más débil. El recurso a lo esotérico y a la figura del demonio añade un barniz de tenebrismo. Además, el autor reitera en ocasiones tópicos contra la Iglesia, como cuando habla de la Inquisición.

El club Dumas dosifica sabiamente las influencias literarias, que el autor no oculta, y entre las que merecen destacarse a Umberto Eco, Italo Calvino, Herman Melville y Conan Doyle. Más criticable es la dosificación de los ingredientes, pues en la mezcla hay algunos que salen perdiendo y otros superfluos, como las varias escenas en las que el sexo ocupa un primer plano.

Arturo Pérez Reverte demuestra oficio y talento. La novela se lee con soltura y facilidad, a pesar de que el autor maneja en ocasiones unas técnicas narrativas y un estilo difíciles para el gran público. Es una lástima que, en la parte final, con tanto ingrediente y tanta trama enrevesada, las piezas no hayan encajado de un modo natural. Sin embargo, en líneas generales, es una novela conseguida y entretenida, que agradará en particular a los lectores que sientan fascinación por todo lo relacionado con el libro y su trastienda.

Adolfo Torrecilla

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.