El cheque escolar de Washington comenzará con menos alumnos que los previstos

No se podrán cubrir 500 de las 1.700 plazas ofrecidas

Página 1

Contra lo que indicaban los primeros datos provisionales (ver servicio 59/04), no se podrá cubrir toda la oferta de cheques escolares en Washington. El curso próximo, primero en que se aplicará el plan, recibirán cheques unos 1.200 alumnos, mientras que el presupuesto asignado da para al menos 1.700. La insuficiencia de plazas en algunos niveles educativos impide atender todas las solicitudes, que además no han sido tantas como se esperaba.

Para optar al cheque, la renta familiar no debe ser más de 1,85 veces el umbral oficial de pobreza (36.000 dólares anuales para un hogar de cuatro miembros). El cheque se puede emplear en cualquier escuela privada que se preste a participar en el programa y reúna los requisitos marcados por la ley. Puede pedirlo cualquier alumno del distrito, incluso si estudia ya en un colegio privado; pero tienen preferencia los de escuelas públicas, en primer lugar los de aquellas calificadas de deficientes por la inspección (ver servicio 16/04).

En abril, una asociación que promueve la elección de escuela, D.C. Parents for School Choice, entregó una lista de 1.400 familias interesadas en el cheque al Washington Scholarship Fund, la organización sin fin de lucro que se encarga de gestionar el programa. Esas familias sumaban en total unos 3.000 hijos en edad escolar, por lo que parecía haber una demanda muy superior a la oferta. Pero una vez realizada la criba de candidatos, el Washington Scholarship Fund ha anunciado que el número se queda en 1.200 de escuelas públicas y 521 de escuelas privadas, prácticamente tantos como el mínimo de plazas ofrecido (cfr. Washington Post, 11-VI-2004).

Se da, además, un problema de distribución por edades. Así, mientras en unos niveles parte de los candidatos no tendrán hueco, en otros quedarán puestos sin cubrir. A fin de cuentas, se darán cheques a unos mil de los 1.200 alumnos de escuelas públicas que los han solicitado, y a 200 de los 500 de escuelas privadas.

Según los políticos contrarios al cheque, el relativamente corto número de solicitudes prueba que el programa no responde a una demanda real. Los partidarios replican que aún no ha transcurrido bastante tiempo para que la existencia del plan, aprobado a finales de enero, se difunda entre el público. También influye que en Washington hay ya una buena alternativa a los colegios públicos deficientes: la amplia red de charter schools, gratuitas, autónomas y de mejor calidad, que acogen a unos 13.700 alumnos.

Las escuelas privadas que han ofrecido plazas para beneficiarios del cheque en el curso próximo son 50. De ellas, 22 pertenecen a la red del arzobispado católico, 13 son otros centros de titularidad religiosa y 15 son no confesionales.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.