El Observatorio

EE.UU. y Ucrania, proveedores de la gestación subrogada para españoles

Página 1

Facilidades legales, agencias dedicadas al negocio y dinero. Esto es lo que explica que EE.UU. y Ucrania proporcionen más del 82% de los bebés obtenidos por gestación subrogada por parte de españoles que recurren en el extranjero a los vientres de alquiler, práctica prohibida en España.

En respuesta a una interpelación de la diputada socialista Ángeles Álvarez, el gobierno español ha proporcionado los datos de solicitudes de inscripción en consulados y embajadas de niños gestados de este modo de 2010 a 2016. Según el informe, resumido por El País, en estos siete años ha habido 948 casos. EE.UU. ha proporcionado el 58,3% de estos niños encargados por españoles, sobre todo en California, donde estas transacciones son perfectamente legales y sin limitaciones en cuanto a la situación familiar del cliente.

Ucrania es el segundo país proveedor, con el 24,3% de los casos, aunque allí solo pueden optar a la gestación subrogada parejas heterosexuales y casadas. La diferencia entre EE.UU. y Ucrania está también en el precio de la operación: en Los Ángeles puede suponer unos 100.000 dólares, mientras que en Kiev se paga entre 50.000 y 70.000.

En tercera y cuarta posición figuran la India (10,2% de los casos) y México (5,3%).

El hecho de que los principales orígenes de los bebés obtenidos por este medio sean EE.UU. y Ucrania, dos países donde hay que pagar, no abona la tesis de que sea posible una gestación subrogada “altruista”, recurso en el que se apoya la iniciativa presentada por Ciudadanos para legalizar esta práctica en España.

El gobierno español mantiene una postura ambivalente en este tema. De una parte, la ley vigente prohíbe esta práctica en España. Pero una instrucción de la Dirección General de Registros y Notariados de 2010 indica los trámites para obtener en España la inscripción de los niños obtenidos por gestación subrogada en otros países. Hay que presentar una sentencia judicial del país de nacimiento en la que el juez constate que la madre gestante ha renunciado al bebé de forma libre e irrevocable.

El Comité de Bioética español pidió el pasado mayo en un informe que se mantenga prohibida esta práctica en España y que se apoye una prohibición internacional, por considerarla contraria a la dignidad de la mujer y del niño.

En las webs de las embajadas españolas en Ucrania y Rusia se desaconseja a las parejas españolas que recurran a este sistema “por no tener cabida en el ordenamiento jurídico español”. El consulado ibérico en Kiev advierte además que en los últimos meses se han producido “estafas y engaños por parte de las denominadas clínicas de reproducción asistida y las personas vinculadas a este tipo de negocios”.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.