EE.UU.: Los padres vuelven a la escuela

Una mejor colaboración entre escuelas y familias puede mejorar los resultados académicos

Página 1

En Estados Unidos, la familia y la escuela han empezado a acortar distancias. Cada vez más padres se involucran directamente en la escuela de sus hijos: echan una mano en las actividades, buscan recursos económicos o reciben consejos útiles para ayudar después a sus hijos a hacer las tareas. El fenómeno no es exclusivo de las escuelas privadas y sucede en distritos de muy diversas condiciones sociales.

En muchas escuelas se empieza a ver diariamente padres o madres que, de acuerdo con el profesor, asisten a una de las clases que recibe su hijo. Algunos expertos aseguran que los niños trabajan mejor si ven a sus padres interesados de algún modo por la escuela, bien sea asistiendo a reuniones de padres, formando parte del consejo directivo o encargándose de la limpieza. También este sistema podría estimular a los profesores en su tarea. Pero esta opinión tiene también sus detractores, que consideran mejor dejar a los hijos en manos de los profesionales de la docencia.

Un estudio reciente, citado por U.S. News and World Report (11-IX-95), señala que el 42% de los padres con hijos de 8 a 10 años han participado en actividades organizadas por la escuela de sus hijos.

Para conseguir que los padres intervengan más, algunas escuelas se sirven de voluntarios que -aprovechando el rápido paso de los padres por el centro al llevar o recoger a sus hijos- les saludan o les invitan ocasionalmente a comer en el colegio.

En Los Ángeles y San Francisco algunas escuelas cuentan con los servicios del Parent Institute, encargado de dar clases a padres inmigrantes y de informarles sobre el sistema de enseñanza estadounidense.

Otros padres también se ocupan de buscar recursos financieros para las escuelas de sus hijos, o bien se ofrecen como voluntarios para vigilar a los alumnos o mantener limpio el colegio, con el consiguiente ahorro para la escuela.

De este modo la escuela Excel de Durango (Colorado) ahorró 40.000 dólares el curso pasado. Si se añade que los padres contribuyeron con otros 50.000 dólares, recaudados en fiestas, carnavales, subastas, etc., es comprensible que organizasen una fundación para administrar los fondos.

Como esta escuela, unas 2.000 high schools públicas del país -el 13% del total- han creado fundaciones, antes consideradas un distintivo de las escuelas de élite.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.