Dalai Lama: Luchar por el Tibet sin violencia y sin boicot a los Juegos Olímpicos

Página 1

Mientras el recorrido de la antorcha olímpica hacia China se ha transformado en una carrera de obstáculos, el Dalai Lama ha hecho pública una declaración en la que aboga por no boicotear los Juegos Olímpicos, pide una respuesta no violenta a la represión china, y reclama una solución para el Tibet con el reconocimiento de una amplia autonomía.

En su declaración, fechada el 6 de abril, el Dalai Lama afirma que “las protestas recientes en el conjunto del Tibet contradicen la propaganda de la República Popular China según la cual, a excepción de un puñado de ‘reaccionarios’, la mayoría de los tibetanos goza de una existencia próspera y satisfactoria”. “Las protestas han hecho saber al mundo entero que el problema del Tibet no puede seguir siendo ignorado”.

El Dalai Lama se felicita de que la comunidad mundial haya reconocido y apoyado estas protestas y que muchos líderes políticos “hayan dirigido a las autoridades chinas mensajes fuertes y claros para que cese la brutal represión que ejercen contra el pueblo tibetano”.

El Dalai Lama rechaza las acusaciones chinas de que él haya “provocado y orquestado estos recientes acontecimientos”, y pide que un organismo internacional independiente investigue esta cuestión.

La declaración del Dalai Lama, aunque firme en los términos, va en la línea de lograr un acuerdo con China. “Debemos crear las condiciones que permitan que nuestros esfuerzos desemboquen en resultados positivos”, afirma.

En lo que concierne al porvenir del Tibet -escribe- estoy decidido a buscar una solución dentro del marco de la República Popular China.” El Dalai Lama propugna desde 1974 lo que llama “la vía de en medio” que “consiste en que los tibetanos sean gobernados por una administración que goce de una auténtica autonomía regional nacional con todas las atribuciones, es decir, autogobierno y plena capacidad de decisión, salvo en lo que concierne a las relaciones exteriores y a la defensa nacional.”

Respecto a los Juegos Olímpicos, recuerda que “desde el principio, he aprobado la organización de estos Juegos por Pekín. Mi postura sobre esta cuestión no ha cambiado. Pienso que los tibetanos no deberían crear ningún obstáculo para el desarrollo de los Juegos. Es legítimo que los tibetanos luchen por sus derechos y libertades, pero, por otra parte, sería vano e inútil hacer algo que suscitase odio en el espíritu de los chinos”.

El líder tibetano quiere dejar claro que “nuestro combate se dirige contra algunos individuos en el seno del gobierno chino, y no contra el pueblo chino. Así, debemos esforzarnos por no suscitar nunca malentendidos ni hacer nada que pueda herir al pueblo chino”.

A los tibetanos que viven en el extranjero les pide que “estén muy atentos a la manera en que expresan sus sentimientos sobre los sucesos del Tibet. No debemos emprender ninguna acción que, de cerca o de lejos, pueda ser interpretada como una acción violenta”. “Estoy convencido de que triunfaremos siguiendo la vía de la no-violencia”.


Fuente: http://www.dalailama.com/news.222.htm


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.