Confesiones de una mente peligrosa

Confessions of a Dangerous Mind

Página 1

Director: George Clooney

Director: George Clooney. Guión: Charlie Kauffman. Intérpretes: Sam Rockwell, Drew Barrymore, Julia Roberts, George Clooney, Rutger Hauer, Maggie Gyllenhaal, Kristen Wilson, Jennifer Hall. 113 min. Adultos.

Esta película se basa en la vida de Chuck Barris, famoso productor estadounidense de los años 60 y 70 del siglo pasado, que pasa por ser el inventor de la telebasura. De caótica formación y personalidad neurótica, Barris triunfó con unos concursos casposos, que le hicieron muy popular. En su momento álgido, le contrató un cazatalentos de la CIA, para la que trabajó en secreto durante años como asesino a sueldo. Durante esa doble vida mató a 33 personas y vivió fuertes conflictos profesionales y sentimentales, que le dejaron graves secuelas.

Apadrinado por Steven Soderbergh como productor y por Charlie Kaufman como guionista, el actor George Clooney muestra una sorprendente personalidad visual en este su debut como director. De hecho, su agresiva planificación, su sentido dramático de la iluminación y un montaje sincopado configuran una puesta en escena tan sugestiva que es lo más memorable de este filme. También son buenas las interpretaciones, especialmente las de Julia Roberts y Sam Rockwell, este último en su mejor papel hasta la fecha. Pero en ellas pesa mucho más -por la tendencia al histrionismo que genera- el tono excesivamente sórdido, obsceno y enfermizo del guión, con cuyos personajes es muy difícil sintonizar. Una vez más, el discutido guionista Charlie Kaufman (Cómo ser John Malkovich, Adaptation) se impone en exceso sobre el director y convierte en una rareza indigesta un relato sugerente que, con otro enfoque, habría permitido una profunda crítica moral a la televisión basura y al terrorismo de Estado.

Jerónimo José Martín

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.