Colombia: aumentan las víctimas por las minas antipersona

Las FARC siguen siendo el mayor sembrador de minas para proteger la producción de drogas

Página 1

Bogotá. Colombia ha conquistado un triste primer puesto en el número de víctimas de minas antipersona (1.100 víctimas en 2005), por delante de Camboya (875) y Afganistán (848), países con un nivel de conflicto aparentemente más intenso que el colombiano. El drama no sólo continúa sino que además se agrava: en 2004 las víctimas colombianas habían sido 868.

Según el último informe de la Campaña Internacional para la Eliminación de Minas Antipersona, en 2005 las minas causaron 7.300 víctimas en el mundo, de las cuales 2.000 resultaron muertas. Según el Observatorio de Minas de la Vicepresidencia de Colombia, entre 1996 y el primero de septiembre de este año, las minas antipersona afectaron a 1.808 civiles y a 3.023 militares. El informe asegura que las FARC, movimiento guerrillero que todavía encuentra apoyo en ciertos ambientes europeos, continúa siendo el mayor sembrador de minas antipersona en el país y uno de los mayores en todo el mundo.

Ante estas cifras, el gobierno colombiano argumenta que 2005 fue el año con mayores resultados de la historia en cuanto a la eliminación de este tipo de artefactos explosivos. En efecto, en el transcurso del año se limpiaron de minas más de 740 km2.

El informe realizado por la Campaña Internacional contra las Minas Antipersona, una coalición de grupos con sede en Ginebra que luchan por erradicar estas armas, es coherente con el estudio geográfico que presentó el vicepresidente del gobierno colombiano, Francisco Santos Calderón, el pasado mes de abril. En éste se demuestra cómo grupos armados que actúan al margen de la ley, principalmente las FARC, han sembrado minas antipersona para proteger los cultivos ilícitos y toda la cadena de producción de narcóticos. "Hemos encontrado una relación directa entre la colocación de minas, accidentes de minas y cultivos ilícitos. En los mapas se aprecia claramente el cordón de minas que los grupos armados al margen de la ley han hecho alrededor de las zonas donde hay cultivos ilícitos". En los mapas se aprecia que los departamentos donde hay mayor presencia de cultivos ilícitos son aquellos donde se han detectado numerosos campos minados.

El estudio geográfico del Observatorio de Minas también revela que se han sembrado minas en parques nacionales, lugares de extraordinaria riqueza natural, como El Nudo de Paramillo, la Sierra Nevada de Santa Marta y la Sierra de La Macarena.

Para proteger laboratorios clandestinos y asegurar que no se rompa la cadena de producción, se han sembrado miles de minas antipersona, prohibidas por el Tratado de Ottawa (1997). Por eso, el vicepresidente Santos pidió mayor responsabilidad a los países miembros de la Unión Europea en el tema del consumo de drogas. "El problema de la droga -dijo- no se resuelve pidiendo a Colombia que erradique los cultivos. Cada gramo de cocaína consumida en Europa, se transforma en más minas y más muertes en Colombia".

Pablo Álamo

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.