Clásicos para la vida. Una pequeña biblioteca ideal

Classici per la vita

Página 1

Autor: Nuccio Ordine

Acantilado.
Barcelona (2017).
178 págs.
12 €.
Traducción: Jordi Bayod Brau.

Comprar

Lo más valioso de este libro es probablemente su génesis: los textos clásicos que Nuccio Ordine ofrece fueron expuestos en clase y discutidos con los alumnos. Se adivina, por el tono del comentario que sigue a cada texto, que Ordine, profesor de literatura en la Universidad de Calabria, ha intentado poner en relación la sabiduría de los clásicos con problemas cruciales de la sociedad de hoy, desde la intolerancia y los fanatismos religiosos hasta la violencia doméstica o el trato a los refugiados. La idea es, pues, mostrar la “utilidad” de las humanidades, en línea con el famoso manifiesto que escribió y que lleva ya 17 ediciones.

En la introducción, Ordine sostiene que gran parte de las carencias educativas de las escuelas y de la Universidad se pueden achacar a los profesores, aunque no tienen la culpa porque incluso sabiendo enseñar han de estar ocupados en tareas administrativas y burocráticas que les restan tiempo para su verdadera e indispensable ocupación.

Otra conclusión de este breve escrito es que no se suele hacer mucho para fomentar lo que siempre ha sido el principal medio de cultura, la lectura de libros. Y en este caso la culpa es de algunas malas prácticas en alumnos, que dependen casi patológicamente del último aviso del móvil. Cuenta que en una clase en la que el profesor pidió que dejasen los móviles, los alumnos pidieron, por favor, que se les permitiesen tenerlos… aunque en silencio.

Pero los tiempos son los tiempos y en esta época nos toca lidiar con lo digital, con sus ventajas e inconvenientes. Lo que importa no es tanto el discurso general, sino la posibilidad, siempre presente, de ganar para la lectura personal de los individuos que así lo elijan, textos de la sabiduría milenaria, que permiten ver con profundidad qué es el ser humano, cuya complejidad no se resume ni en miles de tuits.

Como un crítico tiene el deber de ser sincero, diré lo que no me ha gustado de este libro: hay en él casi continuamente una protesta moral contra todo lo que está mal en esta sociedad. Pero si se trata de buscar la clave de esa moral, lo único que he encontrado, salvo que me equivoque, es una propuesta indefinida, genérica y muy acorde con lo políticamente correcto. Clásicos para la vida. Pero, ¿para qué tipo de vida?


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.