China e India se replantean sus políticas demográficas

China estudia cambiar la política del hijo único y la India ayudará a las familias que tengan niñas

El régimen chino se plantea suavizar la política china del hijo único, según ha anunciado la viceministra de la Comisión Nacional de Planificación Familiar y de la Población, Zhao Baige. Zhao aseguró que el asunto “preocupa” y reconoció que el gobierno estudia posibles cambios de estrategia. No obstante, aseguró que se evitará a toda costa “cambios repentinos que puedan provocar un repunte de la natalidad”.

Las demandas de cambios provienen tanto del interior del Partido Comunista (especialmente en las provincias y en las ciudades más ricas) como de la Comisión Nacional. China empieza a sufrir un problema de envejecimiento de la población y una notable disparidad de sexos. Con una tasa de fecundidad de 1,6 hijos por mujer, la población de edad avanzada es cada vez mayor, y los trabajadores jóvenes que han de sostenerla son relativamente menos. El desequilibrio en nacimientos entre niños y niñas es de 118 a 100, cuando la proporción natural es 103-104 por 100. De seguir la tendencia actual, en 15 años puede haber 30 millones de hombres más que de mujeres en edad de formar una familia.

En China, la mayoría de las parejas que habitan en las ciudades solo pueden tener por ley un hijo, mientras que en las zonas rurales se les permite tener dos si el primero es niña. Las minorías étnicas pueden tener dos o más. Algunas grandes ciudades, como Shanghai, han intentado introducir pequeños cambios en los últimos años para permitir más nacimientos. A escala nacional, continúan las políticas restrictivas que, desde 1980, incluían la imposición de esterilizaciones o abortos incluso hasta el octavo mes de embarazo. Recientemente el gobierno ha amenazado con subir las multas a las familias acomodadas que pueden y prefieren pagarlas para tener más niños.

Según la misma viceministra, el 60% de los chinos menores de 30 años quieren tener dos hijos, mientras que un número “muy pequeño” de ellos quieren tener una familia más numerosa. De esta manera, la funcionaria del gobierno se mostró dispuesta a “levantar progresivamente los límites”.

India: incentivos para evitar abortos selectivos de niñas

También el gobierno indio está tomando medidas para contrarrestar el creciente desequilibrio de sexos. Los hombres superan en más de un millón a las mujeres, a causa del aborto y el infanticidio selectivo de niñas, motivado por la preferencia tradicional por los hijos varones y el peso de la dote que es necesario pagar cuando se casa una hija.

En la India nacen 112 niños por cada 100 niñas, y en la población total ya hay solo 933 mujeres por mil hombres (ver Aceprensa 10/08).

Para frenar los abortos selectivos de niñas, el gobierno indio ha puesto en marcha el programa “Girl Protection”, por el que dará a las familias pobres incentivos económicos para que acepten y eduquen a sus hijas. En el momento del nacimiento la familia recibirá 15.500 rupias (unos 385 dólares), y una cantidad fija de 100.000 rupias (unos 2.500 dólares) cuando la hija alcance los 18 años.

“Pagaremos el dinero en fases -afirma Renouka Chowdhury, ministra de la Mujer y el Desarrollo- y supervisaremos cómo se cría a las niñas”. Las ayudas están condicionadas a que se cumplan una serie de criterios de educación, vacunación y nutrición, y a que la chica no se case antes de los 18 años.

El proyecto se aplicará inicialmente en siete estados (Haryana, Punjab, Andhra Pradesh, Chattisgarh, Uttar Pradesh, Orissa, Jharkhand y Bihar) en los que el infanticidio y el aborto selectivo han creado ya graves desequilibrios entre mujeres y hombres.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.