Carta a un joven musulmán

Letters to a Young Muslim

Página 1

Autor: Omar Saif Ghobash

Seix Barral.
Barcelona (2017).
222 págs.
18 € (papel) / 9,99 € (digital).
Traducción: Ramón Buenaventura.

Comprar

Ebook

Omar Saif Ghobash, actual embajador de los Emiratos Árabes en Rusia, recupera el género del ensayo epistolar en este libro dirigido a su hijo mayor, Saif, de diecisiete años. La obra es a la vez una reflexión sobre la propia vida del autor, muy intensa a pesar de no haber cumplido el medio siglo, y un llamamiento urgente a las nuevas generaciones de musulmanes, representadas por su hijo, con el fin de que tomen conciencia de las realidades de un mundo globalizado y huyan de todo extremismo.

En lo personal, Saif Ghobash es un hombre marcado por dos circunstancias: tener una madre rusa, perteneciente a una familia de sacerdotes ortodoxos, y haber sido hijo de un ministro de asuntos exteriores de los Emiratos recién independizados, que murió a consecuencia de un atentado terrorista en 1977.

Saif Ghobash realizó estudios en Gran Bretaña y apreció desde muy joven el contraste entre la modernidad y las tradiciones islámicas. Su sensación de orfandad y la necesidad de agarrarse a puntos de referencia de su cultura podrían haberle llevado a caer en el extremismo, pero el ansia de conocimiento y su capacidad de reflexión se lo impidieron. El autor sabe que su hijo puede estar sometido a esa influencia, sobre todo por parte de predicadores que defienden un retorno al islam en toda su pureza y seducen a los jóvenes prometiéndoles un paraíso que solo se puede alcanzar mediante la violencia. De ahí que le escriba una serie de breves cartas, que no recogen solo argumentos sino también reflexiones sobre la propia vida, que siempre resultan más creíbles.

El autor nunca cuestiona los valores de la religión islámica, pero rechaza con firmeza que el renacimiento del islam pase por volver a los siglos VII y VIII tras una supuesta victoria del bien contra el mal. Arremete contra un islam purista, cuya interpretación se atribuyen personas que se otorgan el derecho de vida y muerte sobre los demás. El resultado es un mundo cerrado, un escenario de guerreros, batallas y glorias pasadas que no guarda relación con el mundo actual. Un combate encarnizado contra las culturas e ideas no musulmanas terminará por ser un esfuerzo inútil. Ante la uniformidad de los puristas, Saif Ghobash hace hincapié en que la vida es diversa y hay que vivir con las diferencias, pues eliminarlas equivale a eliminar la vida.

Cartas a un joven musulmán es también una llamada a la responsabilidad de los musulmanes. Está bien que condenen los actos terroristas, aunque deberían asumir la responsabilidad contenida en sus propias creencias. Por ejemplo, si el islam es una religión solidaria, habría que ocuparse mucho más de las necesidades de la propia comunidad. Saif Ghobash resalta además el valor de la libertad, que los extremistas reducen a licencia para infringir normas morales, pero sin libertad el individuo es un discapacitado. Precisamente, la conclusión de la obra llama a un resurgimiento del individuo musulmán. Se ha diluido frecuentemente en la comunidad y su voz se ha apagado en ella. Sin caer en el individualismo y apelando a la responsabilidad personal, Saif Ghobash señala a las jóvenes generaciones que la idea de un individuo musulmán puede ser la base más sencilla y eficaz para la regeneración del mundo islámico.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.