"Caso Bernardin": lo que la prensa no publicó

Página 1

Los medios de comunicación difundieron denuncias infundadas contra el Card. Joseph Bernardin (ver servicios 35 y 51/94), pero apenas se han hecho eco de la rectificación pública del acusador. Francesc Gamissans lo cuenta en Catalunya Cristiana (Barcelona, 2-II-95).

"Nunca en cuarenta años de vida sacerdotal había sido testigo de una reconciliación tan profunda". El cardenal Bernardin, arzobispo de Chicago, empezaba así el encuentro de dos horas, en diciembre pasado, con Steven Cook, enfermo de SIDA, que en noviembre de 1993 acusó al cardenal de haber abusado sexualmente de él hace veinte años.

Tres meses después de la denuncia, Steven Cook retiró las acusaciones, reconociendo que sus recuerdos habían sido construidos en una sesión de hipnotismo. El arzobispo, una figura entre las más representativas de la Iglesia norteamericana, quedó profundamente traumatizado por este asunto, tan comentado por los medios informativos. "Steven Cook -afirma el cardenal- vino a mi encuentro y se excusó de una manera sencilla, directa, profundamente emocionado. Yo acepté sus excusas. Le dije que oraba por él y que seguiría haciéndolo. También le dije que, a pesar de que nunca había vivido una experiencia tan humillante, ha contribuido a mi crecimiento espiritual, y que no guardo resentimiento alguno contra él".

Después de una misa que siguió al encuentro con Cook, Mons. Joseph Bernardin dijo a los fieles: "En todas las familias existen momentos de dolor, de rabia y de separación. La Iglesia es nuestra familia espiritual. Es preciso que nos esforcemos por reconciliarnos siempre. Steven Cook, después de sacarse un peso de encima, se ha sentido curado y en paz".

Por otra parte, el calumniador arrepentido ha manifestado su deseo de que se haga pública esta aclaración y la reconciliación con el cardenal. En su día, un amplio sector de la prensa internacional, también de nuestro país, se hizo eco del presunto delito de Mons. Bernardin. Ahora, nadie ha publicado el desmentido hecho por el propio autor [de la denuncia], y menos el acto de reconciliación entre Steven Cook y el arzobispo de Chicago. Una injusticia colectiva.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.