Baby Driver

Página 1

Director: Edgar Wright

Guionista: Edgar Wright.
Intérpretes: Ansel Elgort, Lily James, Jamie Foxx, Jon Hamm, Kevin Spacey.
113 min.
Jóvenes.

(VS)

Esta coproducción británico-americana nos cuenta la historia de Baby, un joven genio del volante especializado en fugas y persecuciones. Debido a una afección en el oído, vive pegado a sus cascos, en los que oye canciones sin parar. Cuando conoce a una camarera de la que se enamora, Baby ve la ocasión de abandonar su carrera delictiva, y empezar una nueva vida. Pero no va a ser fácil.

El director Edgar Wright, curtido en cintas de acción y series televisivas, da un paso en su carrera con esta cinta que va más allá de lo convencional. Sin duda, el principal mérito de este film está en su originalidad respecto a la clasificación de géneros. La película es, a partes iguales, un thriller, un musical y un romance. Pero sin el tono paródico que le daría, por ejemplo, un Tarantino. Cada de uno de estos géneros está tomado en serio y el resultado, que a priori parecería abocado al fracaso, es sin embargo brillante, y resulta empastado y engrasado. A ese hallazgo se añade un reparto interesante, en el que convive un veterano carismático como Kevin Spacey con un joven Ansel Elgort, que ya demostró su oficio en la adolescente Bajo la misma estrella y la saga Divergente.

Pero el film no se queda en un mero alarde formal, ya que se trata de una interesante historia de redención y de un bello romance de sentimientos puros. Eso no quita que la película contenga escenas duras, violentas y muy pegadas a las convenciones más comerciales del género. Por otra parte, es muy importante la selección musical, que determina el ritmo y la atmósfera de todo el film, en el que hasta los tiroteos se acompasan a los golpes de batería de las canciones. Una película original e interesante.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.