Attack on Titan 2: Final Battle

Página 1

Género: Acción, rol.
Plataformas: PS4, Xbox One, PC.
Versión analizada: PS4 Pro.
Desarrolladora: Omega Force y Koei Tecmo.
Distribuidora: Koch Media.
PEGI: 18 (violencia).
Idioma: Voces en japonés, textos en castellano.
Precio: 59,95 €.
Web oficial

Comprar

La Humanidad está bajo la amenaza permanente de unos titanes que atacan continuamente y comen vivos a los hombres. Para protegerse, los humanos construyen tres gigantescos muros que impiden el paso a los gigantes… hasta que uno logra atravesarlo y abre camino al resto. Nuevamente la supervivencia de la Humanidad está en peligro, por lo que un valiente grupo de rebeldes decide plantarles cara y recuperar no solo el terreno perdido, sino conquistar lo posible del territorio de estos seres.

Esta es la base del anime japonés que ha tenido un excelente recibimiento en su país y que, por supuesto, no ha tardado en tener sus correspondientes adaptaciones en videojuegos. El que nos ocupa versa sobre una nueva temporada, la cual adapta con milimétrica precisión, solo que en lugar de encarnar a uno de los protagonistas de la serie, seremos el personaje que nosotros creemos, que puede ser hombre o mujer.

Lo más sorprendente de este juego es la gigantesca cantidad y variedad de contenidos: lucharemos contra estos colosos, haremos lazos de amistad entre soldados, crearemos bases con recursos y las gestionaremos profundamente, recolectaremos materiales para abastecerlas y un largo etcétera. Podemos estar, literalmente, decenas de horas para agotar el contenido disponible, todo ello muy fiel al original, incluidas tramas inéditas contadas desde un prisma distinto.

A nivel técnico se ha hecho un gran esfuerzo por recrear la serie y sus diseños, además de mantenerse el estupendo doblaje al japonés (con subtítulos en español) y casi siempre va fluido, algo que se agradece en un juego en el que lo importante son los combates.

Como es habitual, los principales problemas son no conocer el material original y llegar de cero a este título, además de una cámara que muchas veces se pondrá en lugares muy incómodos. Por supuesto, la repetición hasta casi el extremo hace mella, pero es algo inevitable cuando hablamos de juegos tan largos y llenos de material.

En todo caso, y dado el material tan específico que adapta, es un juego hecho y pensado por y para los fans del anime, por lo que su público objetivo puede ser muy reducido. A esto hay que añadir las grandes cantidades de violencia sangrienta, aunque se puede configurar para moderarla. Queda, por lo tanto, relegado a fans mayores de edad.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.