Amnistía Internacional denuncia los ataques contra los cristianos egipcios

Página 1

Amnistía Internacional (AI) denuncia en un informe los numerosos ataques que en Egipto están sufriendo los cristianos coptos. Dichos ataques se han incrementado desde el 14 de agosto, día en el que manifestantes partidarios del depuesto Mursi, tras ser violentamente expulsados de la plaza central de El Cairo, tomaron como chivo expiatorio a los cristianos. 200 propiedades de cristianos fueron atacadas y 43 iglesias resultaron gravemente dañadas.

AI destaca además la inoperancia del ejército egipcio para tratar de impedir estos ataques. Los agentes les dijeron que las fuerzas de seguridad estaban desbordadas por los ataques a comisarías y edificios oficiales y que por lo tanto no podían ayudarles. Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa de AI para Oriente Medio, resalta que “debería haberse previsto una reacción violenta contra los cristianos coptos, y sin embargo las fuerzas de seguridad no impidieron los ataques ni intervinieron para acabar con la violencia”. Cuando Mursi fue depuesto en julio también se desencadenó otra ola de violencia contra los cristianos egipcios. Además, otras minorías religiosas como son los chiíes y los bahadíes también sufren discriminación en Egipto.

Los informadores de AI tuvieron acceso a los lugares donde se cometieron los ataques y se encontraron con iglesias y propiedades de cristianos totalmente saqueadas y profanaciones de reliquias con valor histórico. Algunas personas de la zona han narrado que, durante estos ataques, los radicales no pararon de gritar “¡Perros cristianos!”, entre otras cosas. Los atacantes iban armados con machetes y espadas.

Esta situación no es una novedad. En el informe señalan que se lleva años en esta situación de connivencia del ejército frente a los ataques a la minoría copta. Los cristianos no saben qué hacer. “¿Por qué cuando hay un problema siempre lo pagan los cristianos? ¿Qué tenemos que ver con lo que pasó en El Cairo para que nos castiguen así?”, se preguntaba un cristiano copto. Muchas veces la única solución es marcharse del país.

El informe hace un balance general de la situación de los cristianos coptos en Egipto y destaca que “los sucesivos gobiernos no han abordado la discriminación y la victimización de las minorías religiosas en Egipto”. Así, señalan que bajo el régimen de Hosni Mubarak “hay documentados al menos 15 grandes ataques contra los coptos”. “Tras su caída, bajo el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, siguió habiendo conflictos sectarios”, continúa el escrito, en este periodo murieron más de 40 cristianos tras violentos ataques. Termina explicando que la situación no mejoró bajo la presidencia de Mohamed Morsi: los ataques contra los coptos continuaron, y el discurso anticristiano se incrementó. De hecho, la semana pasada tres cristianos fueron asesinados a tiros durante la celebración de una boda.

El informe concluye con unas recomendaciones al gobierno egipcio en las que pide investigaciones completas, imparciales e independientes de todos los ataques sectarios cometidos desde que Mohamed Morsi fue depuesto el 3 de julio y que ponga en manos de la justicia a los responsables de los homicidios y otros graves abusos contra los derechos humanos. Por otro lado, Hassiba Hadj Sahraoui ha pedido que “los líderes condenen los actos de sus simpatizantes y que les insten a que se abstengan de llevar a cabo más ataques y de utilizar lenguaje sectario”.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.