Amnistía Internacional incluye en su ideario la defensa de los derechos económicos

En sus nuevos objetivos iguala la salvaguarda de los derechos civiles y la lucha contra la pobreza

Página 1

Con el cambio de milenio y el relevo en la dirección, Amnistía Internacional (AI) ha anunciado un nuevo planteamiento de sus acciones en favor de los derechos humanos. Tras su Consejo Internacional, celebrado a puerta cerrada entre el 16 y el 23 de agosto en Senegal, esta ONG desea promover también los denominados derechos económicos, sociales y culturales. De este modo, como dice su secretaria general, la bengalí Irene Khan, AI -además de continuar en sus denuncias contra la tortura y la pena de muerte- "promoverá el derecho de todas las personas a todos los derechos humanos, como el derecho a la educación o a la salud".

Desde su nacimiento en los años sesenta, AI ha ido ampliando sus denuncias de la violación de derechos; ya no solo se encara ante ciertos gobiernos, sino que pone en igual rango las acciones de grupos terroristas. Ahora, añade la pobreza o el analfabetismo a las violaciones de derechos humanos. Con este paso, no solo pretenderá que un gobierno deje de conculcar los derechos elementales del individuo; además inspeccionará su política de desarrollo económico e igualdad social y cultural, situaciones difíciles de cuantificar en muchos casos, y no siempre al alcance de la mano gubernamental. Por otra parte, cabe preguntarse qué amplitud se pedirá a los servicios sociales de un país (según qué criterio se use, se podría igualar EE.UU. con una nación subdesarrollada) o qué modelo de Estado se persigue.

Cuando se redactaron las cartas de derechos humanos en diferentes conferencias, se estableció una separación entre los "civiles y políticos" -más defendidos por las democracias liberales- y los "económicos, sociales y culturales" -en los que insistían los regímenes comunistas-. Para algunos analistas, la equiparación de esas dos "generaciones" de derechos puede suponer una rebaja de la radicalidad de los primeros y una inflación de los segundos, más problemáticos de exigir (ver servicio 178/97). Muchos Estados llegan a contemplar esta "segunda generación" de derechos en sus constituciones (en la española, todo un capítulo se reserva a "los principios rectores de la política social y económica"), pero está claro que solo pueden servir como inspiración de la actuación legal. Si bien muchas organizaciones humanitarias llevan tiempo desarrollando acciones positivas para la promoción económica y cultural, "en un mundo en el que la globalización convierte la pobreza en una de las cuestiones prioritarias en derechos humanos -dice Pierre Sané, anterior dirigente de AI-, el reto de Amnistía (...) es proteger no solo los derechos civiles, sino todos los derechos humanos".


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.