América Latina bate el récord de venta de empresas públicas

El Banco Mundial hace balance de las privatizaciones en los años noventa

Página 1

Durante los años noventa, los programas de privatizaciones se han acelerado en los países en desarrollo, sobre todo en Latinoamérica. El 40% de las operaciones han sido financiadas por capitales extranjeros, en su mayoría a través de inversiones directas. Son datos que aporta el informe del Banco Mundial sobre La financiación del desarrollo, recientemente publicado, que hace un balance de los últimos diez años.

Los gobiernos de los países en vías de desarrollo han obtenido durante el pasado decenio un total de 316.000 millones de dólares gracias a las privatizaciones. El mayor flujo de estos capitales ha ido hacia América Latina, con 178.000 millones, ingresados en su mayor parte por Brasil (71.000), Argentina (44.500) y México (31.000). "La región ha cedido una gran parte de sus infraestructuras y de su sector financiero a la gestión privada", precisa el informe.

En segunda posición figura el antiguo bloque de países de Europa del Este, donde Polonia y Hungría son los que han llevado a cabo las privatizaciones más importantes. Rusia va a un ritmo mucho más lento; en 1999 el gobierno ruso ingresó 760 millones de dólares con la venta de participaciones en el sector del gas y en el del petróleo, mientras que el de Polonia obtuvo 4.000 millones.

En Asia, el nivel de privatizaciones ha bajado desde la crisis de los "tigres asiáticos" en 1997. China privatiza con muchas precauciones, aunque el Banco Mundial prevé que el año 2000 habrá batido récords. A lo largo del decenio, el gobierno chino ingresó 20.000 millones de dólares por este concepto.

África es el continente donde la fiebre de las privatizaciones se ha notado menos.

Los sectores más apetitosos para las privatizaciones varían según los años. Un número creciente de Estados se han desprendido de la banca pública a lo largo del decenio. En 1998 hubo ventas récord en el sector de telecomunicaciones, mientras que 1999 estuvo marcado por la privatización de grandes empresas de hidrocarburos. El sector del agua es ahora uno de los más deseados por las grandes empresas extranjeras.

Los inversores extranjeros adquirieron el 40% del valor de las empresas públicas puestas a la venta en los países en desarrollo. Pero en 1999 el porcentaje subió hasta el 76%. Esta financiación por capitales extranjeros se ha hecho sobre todo por inversiones directas, es decir, inversiones a largo plazo de empresas que controlan los activos de sus filiales en el extranjero.

Los autores del informe del Banco Mundial reconocen que las inversiones directas son un factor más estable de crecimiento económico. De hecho, las crisis financieras de las economías emergentes a partir de 1997 apenas han influido en los inversores extranjeros que deseaban estar presentes allí. En cambio, las inversiones de cartera a corto plazo son mucho más volátiles, y en caso de crisis pueden provocar un aumento de la inestabilidad por una rápida retirada.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.