Sacerdotes, casados y no casados, defienden el celibato

Página 1

Con motivo del viaje de Benedicto XVI a Reino Unido, la cadena de televisión inglesa Sky News (14/09/10) reúne tres testimonios para profundizar en el concepto del celibato de los sacerdotes.

Según la cadena de televisión inglesa, es un secreto a voces en la comunidad católica que algunos sacerdotes mantienen relaciones con mujeres y por ello se pregunta si el matrimonio es la solución.

“Paparruchas”, responde un hombre que lo sabe bien, un sacerdote católico casado, porque los hay. El sacerdote Martin Flatman se encuentra entre los ex pastores anglicanos conversos al catolicismo después de casados y admite que tiene que hacer malabarismos porque su situación es muy exigente. “Es muy difícil porque uno ha contraído matrimonio y tiene que ser fiel a su esposa y a su familia. Un sacerdote célibe puede dedicar todo ese tiempo a la parroquia y a la gente”.

La mujer del sacerdote, Frances, reconoce que se dan muchas tensiones porque todo el mundo quiere una parte de su marido. “Hay momentos en los que una necesita el apoyo de su esposo y algunas veces él no puede estar contigo. Esta situación puede llegar a ser estresante”.

Tanto Flatman como su mujer piensan que permitir a los sacerdotes contraer matrimonio puede causar más problemas de los que en realidad resuelve -sin tener en cuenta las implicaciones económicas que supone mantener una familia. También van más allá y piensan en qué vendrá luego: ¿discusiones matrimoniales, separaciones, divorcios de sacerdotes?

Por otro lado, el sacerdote Stephen Wang señala que para él el celibato ha sido enormemente liberador. “El hecho de no tener familia me permite dedicarme por entero a la labor de la Iglesia. Incluso si fuera una cuestión opcional escogería el celibato para mi vida de sacerdote”. Según Wang, la mala imagen del celibato se debe a que la gente no piensa más allá de la falta de sexo y no tanto en cómo el estilo de vida que uno lleva ayuda a responder a las demandas de su vocación.

“Significa que te pueden llamar por teléfono a las tres de la madrugada para atender a alguien en un hospital”, explica, “que puedes estar durante días al lado de alguien que se está muriendo o que tu obispo puede trasladarte allá donde hagas más falta. Si eres célibe puedes responder a todas estas necesidades incondicionalmente, sin los problemas y preocupaciones que tiene la vida de una familia”.

Mientras los testimonios de los sacerdotes (casados y no casados) son favorables al celibato, la profesora de teología Tina Beattie, dice del celibato que es una práctica un poco desfasada. “Es una tradición histórica que se remonta a la edad media y tuvo más que ver con la defensa de las propiedades de la Iglesia y cuestiones de esa naturaleza que con la propia esencia del sacerdocio”. Sus compañeros de reparto en la cadena no piensan lo mismo.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.