Lo que arraiga en el hueso

What’s Bred in the Bone

Página 1

Autor: Robertson Davies

Libros del Asteroide. Barcelona (2008). 487 págs. 22 . Traducción: Concha Cardeñosa Saenz de Miera.

Robertson Davies (1913-1995) fue un escritor canadiense, autor, entre otras cosas, de once novelas organizadas en trilogías (la última, incompleta). Cada novela puede leerse como algo independiente. Lo que arraiga en el hueso, de 1985, es la segunda novela de la Trilogía de Cornish, que se inició con un relato espléndido, Ángeles rebeldes, publicada en 1981, y termina con La lira de Orfeo, de 1988, aún no publicada en castellano.

A uno de los protagonistas de Ángeles rebeldes, el reverendo Darcourt, le encargan la biografía del fallecido Frank Cornish, que ha dejado tanto dinero como para hacer una fundación multimillonaria. El albacea es su sobrino Arthur, casado con María, que tiene algo de gitana.

Como en Ángeles rebeldes también aquí aparecen dos criaturas más o menos espirituales, Zadkiel el Menor, el ángel de la biografía, y el daimon Maimas. Es el ángel el que pone en marcha la grabación de la biografía de Frank Cornish.

Frank Cornish, que recibió una excelente educación, terminada en Oxford, fue un gran dibujante y pintor, pero su habilidad le daba para crear algunas -pocas- obras clásicas; no tenía pasión ni talento para el arte contemporáneo. Pero fue un gran entendido en arte, un experto mundial y, por proceder de una familia rica y por heredar de un amigo, a partir de los cuarenta años poseía una gran fortuna.

Davies tiene el don de la amenidad y del detalle. El libro es además una especie de ensayo sobre arte, inspiración, restauración, falsificación, todo con una erudición nada pedante. Y, sobre todo en la primera parte, un retrato de la sociedad canadiense de finales del XIX y principios del XX. Solo extrañan, al lado de un estilo elegante, algunas referencias sexuales, expresadas con un lenguaje vulgar que no viene a cuento.

El libro, además de contar una entretenida historia, se presta a reflexiones sobre la esencia del arte, de la religiosidad, de lo sublime, de las complejidades de la formación de la personalidad. Davies presenta varias soluciones sin que haya trazas de que se decida por alguna. Juega con una gran soltura a la ambigüedad. Hay quizá mucho de Davies en la figura de Frank Cornish, lo que añade interés a la novela.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.