Incierta gloria

Incerta glòria

Página 1

Autor: Joan Sales

Austral.
Barcelona (2017).
576 págs.
10,95 €.

Comprar

Con motivo del estreno de la versión cinematográfica, dirigida por Agustí Villaronga, vuelve a editarse esta novela, una de las mejores de la literatura catalana del siglo XX. Esta edición, completa en castellano, contiene la traducción de Carlos Pujol revisada en su momento por el propio autor (Barcelona, 1912-1983). La versión definitiva en catalán es de 1969 y mereció los premios Ciudad de Barcelona y Ramón Llull; con la primera versión, de 1955, Joan Sales ya había obtenido el premio Joanot Martorell. Sales combatió en la Guerra Civil en el bando republicano y tras la guerra se exilió en México, donde se dedicó a la promoción de empresas culturales.

Miguel Delibes opina que una buena novela ha de tener una historia, un paisaje y unos personajes. Incierta gloria reúne estos ingredientes. Una historia: la de tres jóvenes (Luis, Cruells y Solerás) fascinados por Trini, contada en diversas etapas de sus vidas. Un paisaje: Barcelona y otras zonas de Cataluña y de Aragón durante la guerra civil española y la postguerra, magníficamente descrita por quien ha vivido aquellos años. Pero, sobre todo, Incierta gloria es una novela de personajes.

Trini es una mujer de una rectitud muy atractiva. De familia de anarquistas, lo que va viendo la transforma y nos cuenta su conversión al catolicismo y la crisis con Luis, padre de su hijo. Éste es un universitario anarquista, pero de familia burguesa, de compleja personalidad, inteligente y culto, pero con un fondo de egoísmo y de hipocresía. En el exilio, se convertirá en un próspero negociante y Trini, ya su mujer, en modélica madre de familia numerosa, capaz de aguantar las veleidades de su marido. Cruells, narrador de la mayor parte de la historia, es un seminarista que conoce a Luis y a Solerás en el frente y más tarde a Trini. Después de una crisis que lo lleva a lo más bajo, será un cura de pueblo de montaña que acaba viendo la luz después de muchas dudas y zozobras (un personaje propio de Dostoievski). Y los tres influidos por Solerás, un tipo escurridizo, casi mefistofélico, cuya conducta bascula entre la locura y la generosidad, pero con una genial lucidez.

El ambiente bélico está narrado con objetividad. Aunque los protagonistas luchan en el bando republicano, el autor no esconde las atrocidades que anarquistas y comunistas cometieron en Cataluña, especialmente contra la Iglesia. La vida tanto en los frentes como en la retaguardia está muy bien descrita, a veces con lirismo, otras con crudeza.

Además, hay que destacar en la novela el humor, la ironía, que forman parte de la vida incluso en circunstancias trágicas. Joan Sales huye de tópicos y de tremendismos, muestra las diversas caras de la realidad y, a través de los personajes de la novela, de sus dudas, de sus remordimientos, de sus temores, de sus fracasos, de sus ambiciones, enfrenta al lector con inteligentes reflexiones sobre la vida, el amor, la muerte, Dios y los misteriosos caminos de la gracia. En esto, recuerda a Flannery O’Connor. El estilo es sobrio, muy cuidado, con logradas descripciones y frecuentes saltos en el tiempo, porque se trata de recuperar la memoria de unos sucesos que marcaron las vidas de los protagonistas.


Versión actualizada de la reseña publicada en Aceprensa con fecha 7-12-2005 sobre una edición anterior (Planeta, 2005)


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.