El Observatorio

20 años de “pacs” en Francia: una figura con éxito

Página 1

Desde su creación en 1999 el Pacto civil de solidaridad (Pacs) ha seguido una trayectoria ascendente que le va acercando en números al matrimonio. En 2017, se registraron 193.950 uniones civiles de este tipo, solo 40.000 menos que el número de matrimonios celebrados ese mismo año. En cambio, la cifra de matrimonios está en baja, desde algo más de 400.000 a comienzos de los años 70 a 233.915 en 2017.

Con ocasión de los 20 años del Pacs, el Instituto Nacional de Estudios Demográficos (INED) ha publicado una nota en la que hace balance de su situación en comparación con el matrimonio. El Pacs es un “contrato social establecido por dos personas mayores de edad, del mismo o de distinto sexo, para organizar su vida en común”.  No se deben fidelidad, pero sí ayuda material y asistencia recíproca, por ejemplo, en caso de enfermedad o desempleo, y asumen solidariamente las deudas contraídas para las necesidades del sostenimiento familiar. Pueden hacer declaraciones fiscales conjuntas, están exentos del impuesto de sucesiones y pueden seguir utilizando el domicilio común en caso de fallecimiento, así como beneficiarse de las prestaciones sociales del compañero. Para disolver el Pacs, basta dirigir una declaración de voluntad, individual o conjunta, al tribunal de instancia.

A veces el Pacs es una primera etapa antes del matrimonio. De hecho, cerca de la mitad de las disoluciones del Pacs se deben a su conversión en matrimonio. Aunque al principio el Pacs se concibió como un modo de dar una cobertura jurídica a las uniones homosexuales, pronto se vio que tenía éxito sobre todo entre las heterosexuales que no querían casarse por el momento. Actualmente, el 3,8% de los Pacs corresponden a parejas del mismo sexo.

La aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en 2013 no ha modificado sustancialmente el número anual de Pacs registrados por estas parejas. De hecho, los aspectos instrumentales de estas uniones (jurídicos, fiscales, administrativos) estaban ya resueltos por el Pacs. De los matrimonios celebrados en 2017, el 3% corresponden a bodas gais.

La diferencia es que las disposiciones legales sobre el Pacs se circunscriben a la pareja, mientras que en el matrimonio parte de las normas conciernen a la paternidad y a la filiación. Los vinculados con el Pacs suelen ser parejas sin hijos con más frecuencia que los casados (27% frente a 11%); y cuando los tienen, suele ser solo uno.

Las tres cuartas partes de los vinculados por un Pacs mencionan los motivos instrumentales como razones para haber suscrito este tipo de unión civil, contra un 16% en el caso de los matrimonios.

Mientras que casi todos los matrimonios van acompañados de una fiesta, el Pacs solo se celebra en la mitad de los casos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.